¿Sirven los libros de autoayuda?


librosEsta semana me preguntaron sobre esto y creo que puede ser interesante comentarlo hoy en este medio puesto que creo que puede ser de interés general:

¿Eres una persona culta, rica en conocimiento? ¿y sabia? En tu vida habrás podido comprobar en mas de una ocasión la diferencia entre lo que sabes y lo que experimentas, ejemplos clásicos en este sentido pueden ser saber que tener un hijo te cambia la vida (horarios, ocupación, tiempo, sueño, economía, etc.) y pasar a tenerlo, donde todo eso no solo se vive, son que se llena de matices. Otro puede ser la incorporación al mercado laboral, que mientras estudias y no lo has hecho, sabes que tendrás que encajar en una estructura, hacer lo que se te asigne y aplicarte y luego, cuando lo haces, experimentas todo lo que eso significa, y el ejemplo que mas me gusta, todo lo que yo estudié sobre como se ejecuta la obra de un pozo y todo lo que no apliqué más lo que sí cuando tuve que ponerme a hacerlo (este es el ejemplo que más me gusta, porque la teoría es compleja, orientada en todas sus partes a una ejecución optima y condiciones optimas, y esto no se da y toca buscar lo mejor que curiosamente está enfrentado a lo óptimo.

Con esto que te he dicho quizá pienses que la respuesta a la pregunta del enunciado es NO, pero déjame seguir un poco porque quizá no sea así…

¿Sirve un martillo? En base a lo que te exponía anteriormente yo respondería con otra pregunta ¿dentro de la caja de herramientas?… y ampliando un poco más, ¿para limpiar el polvo?… ¿para cortar una lámina?

Y finalmente… ¿Le darías a un niño de 6 años un puzle de 10.000 piezas? O, expresado de otra forma ¿montarías en un avión pilotado por un cocinero?

Y ahora que me has leído un par de párrafos más quizá pienses, “pues eso, que NO” pero si es así (y si no, no te preocupes que en seguida concluyo) déjame que te haga una última pregunta… ¿Cuantos tipos de herramientas hay, cuantas habilidades tienes potenciadas y cuantos objetivos se pueden plantear?

Los libros de “autoayuda” son una herramienta o en general más bien una caja de herramientas, y una herramienta basa su utilidad práctica en 3 factores:

  • Primero y principal, ser utilizada… A menudo los libros de autoayuda proponen actividades y tareas que según lo que yo he podido observar no suelen seguirse. En ocasiones, ni siquiera llegan a esto y simplemente hablan de la conveniencia de hacer tal o cual cosa de una forma completamente genérica que la persona que lee debe de saber concretar primero y después llevar a la practica, es decir, tan pronto te dicen algo del tipo “para extraer el tornillo deberá usar el destornillador de cabeza plana )el de estrella no encajará en esta ocasión), agarre el destornillador por la parte gruesa y amarilla y con la parte metálica apuntando hacia el tornillo; haga coincidir la parte ancha del extremo con la hendidura de la cabeza del tornillo y siguiendo la linea de dirección marcada por el tornillo….. etc.”, como te dicen “para extraer el tornillo utilice es destornillador”, complicando más o menos su efectividad pero en cualquier caso, si no coges el destornillador y das vueltas al tornillo, no servirá.

  • El segundo factor es de idoneidad, es decir, hay libros más generalistas y mas concretos y orientados a algo en concreto, si tu objetivo es concreto, los generales te plantearán más dificultad para aplicarlos y si eliges uno más concreto, quizá no sea la mejor opción.

  • El tercer factor lo podemos enfocar desde dos puntos de vista, desde tu habilidad y desde como el libro trabaja con ello. Cuando trabajas con un profesional, este te ayuda a elegir las metodologías que más te favorezcan en función de tus habilidades y necesidades, siendo muy concreto además en sus propuestas, cuando la propuesta se plasma en un libro, necesariamente tiene una forma más o menos genérica que puede ajustarse más o menos a tus habilidades más desarrolladas y tus puntos de mejor.

En definitiva, el dilema no es si un libro sirve o no, que sirva o no depende en primera instancia de ti, de tu voluntad de que sirva, de tu voluntad de hacer que sirva, de tu compromiso… y en segundo lugar, y en mi opinión menos importante, de cuanto se acerque a tu verdadero problema.

En el Programa de Crecimiento Personal (PCP) que forma parte de un proyecto conjunto del que soy coimpulsor con mucha esperanza, la propuesta en este sentido es que no sólo te demos la teoría resumida contenida en varios libros, sino que te aportemos nuestra experiencia como profesionales del desarrollo personal, te ofrezcamos esas actividades potenciadoras desde la comprensión de ti, te apoyemos en los análisis y escollos que encuentres, cuentes con un pequeño grupo de contraste y compañía en el viaje y te aportaremos puntos de vista y posibilidades para que no solo lleves a cabo una mejora muy importante durante el tiempo que dure el PCP sino que aprendas a utilizar las herramientas para emprender cualquier proyecto que te propongas una vez terminemos el programa.

Espero verte pronto y compartir un poco de ese camino que nos lleva a una vida más plena y consciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s