SABER LO QUE QUIERES… ¿PARADIGMA DE FELICIDAD?


puente-barcoHace unos días hablaba con una persona que me decía “dicen que para tener una vida satisfactoria y feliz, hay que hacer lo que se quiere, que es clave hacer lo que te entusiasma pero ¿Qué pasa si no sé lo que quiero?”. En mitad de su quinta década de vida (es decir, mediando los 40´s) y después de lecturas, búsquedas, experiencias y reflexiones, no sentía que hubiera algo que quisiera de forma especial, experimenta momentos de entusiasmo pero no siente que estén en una actividad concreta que le aportara esa motivación que nos han vendido que hay en alguna cosa que hacer.

La era, o para mi más bien la moda, del logro, de las metas, de la materialización de los objetivos, de la necesidad de medir los resultados, de la concreción, el producto terminado, etc., parece extenderse más y más cada día. Cuando se propone “hacer” lo que “quieras”, lo que “deseas”, lo que te “apasiona”, a menudo tendemos a pensar en algo concreto, en ir hacia una meta, en logros, en algo Tangible y/o medible en definitiva. En mi opinión, esta es una herencia del trabajo de desarrollo realizado en organizaciones productivas, es decir, en empresas principalmente, donde el desarrollo humano no es importante o valorado si no se traduce al final en la cuenta de resultados, sin embargo, nuestra satisfacción vital no se mide en dividendos (aunque a veces estén relacionados).

En algún punto entre el desarrollo de habilidades personales, la potencialidad de la persona, la resolución de problemas personales e incluso pequeños conflictos, la significación de las paradojas vitales o la aceptación de los límites de la conciencia y las contradicciones, apareció como resumen de un todo la necesidad (y posiblemente la obligación) de “ser feliz”, una gran idea, atractiva para todo el mundo, que se ha convertido en herramienta de mercadotecnia de muchos nuevos y pequeños gurús y que soporta distintos paradigmas, no siempre compatibles entre sí, vagos en su propuesta de puesta en práctica, pero contundentes y rotundos en su enunciado; “si no puedes hacer aquello que amas, ama aquello que haces” “tanto si crees que puedes como si crees que no, tienes razón” “Lo imposible es solo aquello que aún está por hacerse” “sonríe a la vida y la vida te sonreirá” “Sé humilde para admitir tus errores, inteligente para aprender de ellos y maduro para corregirlos”… Sí, lo sé, no cabe duda de que suenan bien pero… ¿Son verdades absolutas? ¿Sabes lo que significan, lo que hay en todo el libro que se esconde detrás del título? ¿Te ayudan a saber como se hace? Y sobre todo… ¿Las vives como una propuesta o como una obligación o una ley?

¡Sabes qué? Yo no sé lo que quiero hacer en mi vida, bueno, sé algunas cosas que me gusta hacer pero a lo que me refiero es a que, seguramente, podría hacer otras que también me gustarían. Lo que mejor sé de lo que quiero hacer, es para qué y por qué quiero hacerlo, creo que es una clave que te puede ayudar pero para la que quizá sea pronto, luego volveré sobre ello.

Seguro que has tratado con muuuchos/as camareros/as a lo largo de tu vida, ¿Tenían todos la misma actitud? ¿Te ha alegrado el día alguna vez una/o? ¿alguno te lo ha jodido?1… ¿Cual crees que era la diferencia que había en esas personas (no como actitud puntual, sino como actitud habitual)?

¡sabes qué más? A mi me gusta cambiar, me gusta probar cosas nuevas, aprender un poquito de muchas cosas y sobre todo, experimentarlas… ¿está eso mal? Para trabajar en una empresa hasta que ella decida no contar más con mis servicios, seguramente sí pero ¿y para vivir mi vida? Yo diría que no, aunque desde luego en el medio actual, en la era de la hiperespecialización, me lo pone más difícil en algunos campos. También me entusiasma sentir que contribuyo a la felicidad ajena (y con ello a la mía, claro, por eso me entusiasma), así que, muchas de las cosas que hago, van dirigidas a eso y, es algo sobre lo que indago y profundizo desde muchos puntos de vista (teórico, experiencial, filosófico, etc.)… ¿y sabes qué más aún? Me encanta sentirme coherente, honesto, conectado y libre… ¿crees que necesito algo más para sentirme satisfecho con mi vida, para sentirme “feliz”?

Te hablaba hace un momento de que tengo claro el para qué y el por qué, el qué quiero conseguir y el valor o valores en los que se basa. No intento cambiar el mundo que me rodea (ni el que me cuentan los medios) sino significar mi mundo, doy sentido a mi vida en valores, en principios que son importantes para mí, valores y principios que he aprendido con la experiencia, la observación, los aportes de mi entorno y la confianza en la pregunta tanto o más que en la respuesta, soy consciente de mi influencia en el entorno tanto como la de mi entorno en mí como si de un solo organismo se tratara y hago que esa relación entre yo y el entorno sea de unidad, de simbiosis y de respeto, tomo mi vida como dueño, como agente activo de ella y no como víctima o agente pasivo, y tomo decisiones que van de mis principios hacia fuera pasando por las formas en las que he aprendido a ejecutar y propulsados por la creencia de que todo se reduce a una expresión de amor (con mayor o menor efectividad).

Yo he encontrado estas respuestas en mi camino y no sé si para ti tienen sentido pero me sirven para decirte que, si no sabes lo que quieres, no estás necesariamente perdida, no dejes que el conocimiento popular sustituya a tu sabiduría interior, no te obligues a que las verdades ajenas se conviertan en la tuya y simplemente tómalas como una guía o una propuesta de lo que otros aprendieron y que quizá te pueda orientar (incluidas por supuesto estas lineas que ahora comparto contigo), y si quieres, plantéate estas preguntas: ¿y si el paradigma vital no fuera encontrar si no buscar? ¿y si no fuera buscar sino crear? ¿y si no fuera crear sino fluir? ¿Y si no fuera fluir sino amar? ¿y si amar incluyera el encontrar, el buscar, el crear y el fluir?… ¿Que tal amarte a ti y a tu entorno y no separarlo como no se separa el corazón del cuerpo? ¿y apoyarte en los principios que son tuyos haciendo que estén presentes en la simbiosis, respetar respetándote, honrar honrándote, ser coherente contigo y con tu entorno, observar observándote y en definitiva, amar amándote?.

Si no sabes lo que quieres en la forma en la que se suele plantearlo, quizá sea simplemente porque eres más libre, a fin de cuentas, un gran querer no es más que la manifestación de una gran necesidad… quizá cuando quieres encontrar qué es lo que quieres, no estés tratando nada más que de liberar tu esencia de la forma equivocada para ti ¿quizá liberarte poniendo un límite?.

La naturaleza nos dio, entre otras, dos necesidades contrapuestas, la de la certidumbre y la de la incertidumbre (la de seguridad y la de la sorpresa, lo nuevo, el descubrimiento), y quizá equivocamos de sitio donde ubicarlas llevándonos a buscar la certidumbre el los “qués” mientras mantenemos la incertidumbre en los “por qués”, quizá buscamos la certidumbre en lo que será y/o en lo que tiene que ser, mientras mantenemos la incertidumbre en lo que es, quizá el camino sea tener la certidumbre de tus principios y emociones (en tus motivaciones) aquí y ahora y mantener la incertidumbre en lo que será, deba ser o fué, para simplemente observarlos cuando sean y entender.

…Y llegados a este punto, solo me queda darte las gracias por leer hasta aquí. Soy consciente de que resulta algo paradójico resaltar los problemas de la inconcreción y verterlos en un texto sin concreción, aún así espero que sean las preguntas las que te lleven a tus respuestas pues hoy escribo simplemente con mi fé en la pregunta… y en ti.

1Toma estas dos preguntas como una forma de hablar ya que, en mi opinión, tú no eres victima o un agente pasivo de tu vida, sino que eres dueña/o y en realidad lo que hace otra persona es darte una experiencia que tú eliges como gestionar, pese a que favorezca más un tipo de reacción que otra, pero dejémoslo porque eso es tema para otra entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s