Llegan las navidades y… ?


Me parece una lástima que estas fechas pongan tristes a quienes perdieron a alguien y ya no lo tienen en lugar de celebrar lo que les dejaron y aun sigue con ellas, que enfade a quienes creen que la solidaridad debe ser una constante a lo largo del año (y no una cura de conciencia estacional) en lugar de alegrarse por la aportación y la oportunidad que da de concienciar a más personas para el resto del año. Incluso me da lástima ver como algunas personas se ilusionan con la lotería porque no se ve otra forma de salir del agujero si no es con un dinero llovido del cielo. Me entristece y me frustra momentáneamente ver como en Madrid se admira un gran y simple cono de simbólicos bombos de lotería como la nueva representación de valores y esperanzas (el dinero y la “suerte”).

Dicen que las oportunidades aparecen cuando las buscas, yo creo que la realidad siempre está llena de oportunidades, la oportunidad de ver lo bueno y la de ver lo malo, lo que nos hace felices o lo que nos hace desdichados, lo que admiramos o lo que envidiamos, lo que queremos copiar o lo que queremos destruir y, sobre todo, de la oportunidad de crear nuestras propias oportunidades, la de esperar el momento de, o buscar el momento para, la de pedir o la de dar, la de seguir donde estoy o ir hacia donde quiero.

Quizá en las cabezas de algunas que estén leyendo esto se repite algo que tanto oigo en los talleres, cursos e incluso procesos de crecimiento personal que facilito, algo así como: “sí, ya, es fácil decirlo, pero no hacerlo”… y yo me planteo y te planteo una cosa ¿cuantas cosas difíciles has hecho en tu vida? ¿te sacaste una carrera, te fuiste de casa, te enfrentaste a tu jefe/padre/madre/novio/…, empezaste a entrenar, aprendiste a bailar/cocinas/escalar/…?

No pretendo decir que cambies nada si no quieres, solo pretendo decir que es posible que ese “sí, ya, es fácil decirlo, pero no hacerlo” no sea más que una excusa para no decir “no quiero, ahora mismo no me interesa” y no poner toda la carne en el asador y no pasa nada por ello sin embargo, sí quiero llamarte la atención sobre un par de cosas que hay detrás; tu actitud y los costes que pagas y que paga tu entorno a corto y a largo plazo.

Si todo en tu vida está bien (o lo suficientemente bien para ti), ¡perfecto!, me alegro mucho, si los costes frente al beneficio merecen la pena para ti y para tu entorno, ¡genial!, si a largo plazo crees que seguirá siendo así, ¡súper! Pero si te oyes quejándote mucho, te pasas el día con un humor extraño o simplemente no es así, te sugiero que empieces a plantearte que es lo que te mantiene así, ¿cual es el miedo para salir de ahí?

Como muchas veces te digo, ya sabes que si quieres y ves que no te sale o que es mucho esfuerzo siempre puedes contar conmigo.

¡Muchas gracias por tu tiempo y un abrazo!

y como hoy estoy un poco niño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s