ENTUSIASMO


¿Cómo te gustaría que te recordaran?

¿Estás haciendo lo necesario para que te recuerden como te gustaría?

Parece ser que antes o después todas las personas morimos, aunque quizá algunos nunca lleguen a vivir.

Si eres alguien que se centra en cumplir con los requisitos normales, indicados por una tendencia, que marcan un camino preestablecido y que pretende asegurar de manera implícita una buena vida, es decir, si vives marcando los “check points”, seguramente, en el fondo, todo lo que esperes para cuando ya no estés es que nadie pueda decir que la cagaste.

¿es eso lo que realmente quieres? ¿es ese el juicio que quieres tener del tribunal mas duro, tú misma, cuando llegue tu momento?

El miedo nos atenaza, nos han educado en unas reglas absolutas que nos limitan, salir del círculo siempre da miedo pero… ¿Se puede satisfacer la esencia de una persona haciendo lo que se le ha dicho que haga?

Pataletas y salidas de tiesto las tenemos todas pero ¿Quién dirige tu vida? y… ¿hacia donde?

No se trata de que no sigas el camino que otros marcaron, está en tu libertad hacerlo si es lo que tú eliges, se trata de saber por qué, se trata de saber para qué, y se trata de que ese porqué y ese paraqué sean tuyos, de tu libertad, no de tu miedo, de tu esencia, de tu entsiasmo, no de las pasiones de otras personas.

Aquellas personas que dirigen su vida por su entusiasmo, comparten en su camino lo que tienen y al hacerlo, pasan a formar parte de las demás.

Encuentra tu entusiasmo dentro de ti, no en lo que haces, sino en tu porqué y tu paraqué y todo lo que hagas quedará impregnado de ello, de tu esencia. Puede que sin saberlo, pero cada día habrás entrado en un corazón y al tocarlo, quedarás en él y así, el día en que termines tu camino por este mundo, te recordarán porque habrás pasado a ser parte de ellas.

 

Cumplir con lo establecido1 parece asegurar una existencia sencilla y en paz, sin embargo esto no ocurre (llegada una crisis est se hace mucho mas evidente, pero siempre habrá el pensamiento de “y menos mal que al menos he seguido el camino”).

Cuando seguir lo establecido es un mero plan de “seguridad” es decir, cuando lo que se busca es no tener demasiadas complicaciones en la vida, no complicarse la existencia, ocurre que entramos en un círculo vicioso de conflicto, sufrimiento, autoconvencimiento, justificación, refuerzo del modelo. Siguiendo hitos marcados por un modelo creado bajo criterios ajenos, permanentemente resulta confrontado con nuestras aptitudes, creencias y valores dándonos incoherencias internas, afectando a nuestra autoestima, y obligándonos a establecer una justificación, tanto cara adentro como cara afuera, que defenderemos con orgullo y si es necesario con soberbia.

Por ejemplo, cuando yo empecé a decidir que estudiar, el criterio del modelo era “¿Qué tiene mas salida laboral? ¿Qué da acceso a un nivel de ingresos superior? ¿Qué tiene mas prestigio?”. amén de los modelos de “¿Qué quiere mi papá que estudie? O ?hacia donde quiere mi papá que estudie?”2, y esto se enfrentaba con, “lo que me gusta, lo que me apasiona, lo que se me da bien, lo que me interesa”, etc., y así, se genera el primer conflicto y, en muchas de las ocasiones, de la respuesta una incoherencia.

Desde que empezamos a vernos “sometidos al modelo”, hasta que se toma la decisión y se ejecuta, se lleva a cabo todo un proceso de autoconvencimiento que termina en un “esto me gusta (o no está mal)” o como poco en un “lo otro puede esperar o puedo hacerlo en mis ratos libres” todo para enriquecer un simple “es lo mejor” que quiere decir sin querer decirlo, “es lo más seguro”.

¿y a donde se llega por ese camino? ¿Quién y como nos recordará así?

Por supuesto que la gente mas cercana nos recordará, un tiempo al menos, ¿y después?

¿A cuantas personas inspiraste? ¿Cuantas te recordarán cuando hablen de sus maestros y maestras del camino? ¿Cuantas vieron en tí un ejemplo?

No estoy hablando de ego. No importa que recuerden tu nombre, un simple “una vez me encontré a una persona que me dijo…” o “una vez vi a alguien que…” Importa la parte de tu esencia que dejes, importa tu contribución, importa tu influencia.

Para terminar, solo decir que, además, sabiendo que algún día nos llegará la hora, hay una forma de no temerla, la de tener la seguridad de que hemos vivido, porque es la búsqueda de la supervivencia la que lleva consigo el miedo a la muerte y, si llevas con él a cuestas tanto tiempo que ya no sabes deshacerte de él, no lo intentes, solo empieza a vivir. Saca tu esencia a volar, deja salir tu entusiasmo. Entusiasmo, del griego entheos “en”-“Theos”, in-dios, que lleva un dios dentro, tú.

 

1Entiéndase lo establecido actualmente dentro de un amplio abanico de referencias, no de una sola forma, pero siempre como un camino a seguir según un modelo de pensamiento preestablecido.

2En mi época y con la gente que me ha acompañado hasta ahora, esta última preocupación se cernía principalmente sobre los padres y muy rara vez sobre las madres, al menos como una presión de autoridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s