¿Cuanta libertad tienes?


y claro, siendo una pregunta tan amplia, quisiera cerrarla un poco más… Aparte de que conozcas el texto completo, sacado de su contexto, ¿que significan para tí estas palabras?:

Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que deja en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?

Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
(gracias al docto pincel),
cuando, atrevida y crüel
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto;
¿y yo, con mejor instinto,
tengo menos libertad?

Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas, bajel de escamas,
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío;
¿y yo, con más albedrío,
tengo menos libertad?

Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto a su huida;
¿y teniendo yo más vida
tengo menos libertad?

En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón,
negar a los hombres sabe
privilegio tan süave,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?

Agradezco de antemano tu respuesta y, probablemente, les decique una entrada a tus palabras, como de costumbre, desde la visión de la inteligencia emocional y desde mí.

Un abrazo!

(No, no se me olvidó la música… hoy ejerzo mi libertad responsable de no hacerlo para dar mayor espacio a tu compartir).

2 thoughts on “¿Cuanta libertad tienes?”

  1. ¡Cuánta belleza en estos poemas, y cuánta conciencia!
    Leerlo me ha dado para pensar sobre la valentía y coraje del ave que asume el riesgo de desplegar sus alas y descubrirse y descubrir el mundo negándose a la piedad del nido que deja en calma; y sobre lo incapacitados que nos sentimos las personas en no pocas ocasiones en nuestras vidas, a raíz de ser inconscientes de cómo los miedos se transmiten de generación en generación, y son sólo creencias que nos impiden vivirnos desde nuestra inmensidad y consciencia.

    Gracias Polo… Una vez más por crear un espacio y un contenido donde volcar las inquietudes y reflexionar un pasito más.

    Un abrazo enorme!

    1. Gracias Patri.
      Nuestra libertad está más limitada por nuestra zona de confort, inconsciencia, autoengaño y falta de honestidad con nosotros mismos, que por los agentes externos, que es a los que solemos aludir… y es que, la libertad, en mi opinión, es un estado mental.😉
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s