Realidades… ¿Se imponen o te impones?


En todo lo que nos pasa a diario hay dos realidades presentes y relacionadas, la exterior a uno/a y la interior.

Lo más habitual es que ambas realidades se enreden para convertirse en una sola. Sí, todas sabemos distinguir una realidad de la otra, sin embargo, muchas veces no sabemos separarlas y gestionarlas como algo independiente e interrelacionado. Un ejemplo muy presente; tenemos por una parte un entorno laboral complicado, hostil y con una elevada competencia para trabajos, o muy específicos o para los que estamos sobrecapacitados, (según dicen) y por otra parte, tenemos una necesidad de tener ingresos.

La relación ingresos-supervivencia se convierte para nosotros en ansiedad, en miedo, y bajo ese miedo, gran parte de la capacidad de respuesta queda anulada. El miedo no es parte del problema (los ingresos que se necesitan), pero con frecuencia se añade a él.

Ante una realidad hostil, la autoimagen es fundamental para que la reacción sea favorable y adaptativa o no lo sea. Si tu autoimagen es buena y segura, esa realidad compondrá un reto a superar y todos los mecanismos de adaptación, incluida la creatividad, se pondrán a funcionar en tu favor. Si el reto se presenta lo suficientemente grande frente a tu autoimagen, lo concebirás como una fuerte amenaza y los mecanismos de supervivencia derivados del miedo (hoy representado en muchísimos casos como estrés), se pondrán en marcha anulando los adaptativos, así que lo que querrás será huir, correr, o te quedarás paralizada/o.

La realidad es que hay numerosas formas de conseguir ingresos, y no solo de conseguirlos sino de interpretarlos, pero esto solo podrás verlo si sales de los paradigmas que te han servido hasta ahora, y eso solo podrás hacerlo si te lieberas del miedo y dejar que funciones tu parte creativa. Ante una pérdida de empleo, si toda o gran parte de la autovaloración como trabajador/a viene de la formación académica, del puesto, de la empresa, de los compañeros y equipo, etc., es decir, del entorno y del conocimiento “académico”, el cambio se llevará de golpe todos o casi los pilares que sujetaban esa supuesta seguridad y gran autoimagen, el reto se presentará demasiado grande, y el miedo entrará en escena anulando o minimizando las soluciones creativas y la iniciativa adaptativa.

Este ejemplo puedes llevarlo a multitud de aspectos de tu vida como a las relaciones de pareja o familiares (no solo en la ruptura, sino en cualquier tipo de enfrentamiento).

El saber diferenciar que parte del problema es exterior a ti y que parte es interior es un primer paso importante. Reconocer tus emociones y gestionarlas adecuadamente es siempre el segundo y, apoyándote en la inteligencia emocional, redescubrirte y reconocer cuales son tus potencialidades será el tercero para poder asumir la responsabilidad de la mejor respuesta para ti.

Otra cosa importante que te puede ayudar a ver los cambios que puedes hacer desde ya es responder a la siguiente pregunta ¿Qué aportas tú personalmente? ¿Qué sinergias de tus capacidades aplicar para dar un carácter diferencial a tu desempeño?… Da igual que hablemos del ámbito laboral, el familiar o cualquier otro, tú valor se enmarca en aquello que aportas por ti mismo/a… ¿eso que aportas es necesario? ¿tu entorno es consciente de ello?… Si todo tu valor se establece en torno a seguir una pauta marcada, planteate qué cambio puedes llevar a cabo, desde tus habilidades y potencialidades, para aportar valor y empezarás el cambio que necesitas o que te conviene.

El problema está en el conjunto de las partes, pero recuerda que tú solo tienes opciones sobre una, sobre ti, y tienes la capacidad de hacer tu sumando lo suficientemente grande para que la suma siempre sea positiva y así, tu resultado deseado favorable.

Si en este momento la vida te está planteando un reto, te sugiero que pienses en ello y, si no sabes como llevarlo a cabo, siempre puedes llamarme y hablamos.

Un abrazo.

Hoy, de nuevo, os dejo una canción simplemente porque me gusta, espero que a ti también y que la disfrutes…

One thought on “Realidades… ¿Se imponen o te impones?”

  1. Genial como consigues que en unos pocos párrafos uno mismo se cree su espacio entre ambas partes!!!😉 ¡Gracias Polo… Una vez más!

    Y la canción… Me gusta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s