Quítate el peso de un favor


¿Te ocurre que muchas veces te ves en la necesidad de pedir algo y terminas sintiéndote en deuda, dependiente y encima el resultado no es el esperado? Pues aquí tienes algunas claves para mejorar esto.

A menudo, nos cuesta mucho pedir algo. Nos sentimos dependientes y, lo que es peor, limitadas/os y en deuda, así que, cuando optamos por pedir, nos ponemos una serie de condicionantes que en muchas ocasiones acaban por acarrearnos nuevas situaciones o problemas a añadir al problema inicial que además, posiblemente no quede del todo resuelto.

Hoy pretendo aportarte un par de visiones que te ayudarán a ser más efectivo/a en este sentido.

En primer lugar una pregunta ¿Qué es para ti un favor?… En mi opinión, un favor es algo que alguien te hace sin tener obligación de ello, sin embargo, esto es un estado inicial del favor, es decir, no existe obligación de decirte que sí. Una vez que se decide hacer un favor, se requiere responsabilidad para hacerlo. Si alguien te pide un favor y no lo quieres hacer, tienes la responsabilidad de decir que no, y si respondes que sí, estás emitiendo una promesa implícita. Igual ocurre para otra persona, en el momento en que se acepta una petición le requiere una responsabilidad y por tanto, se debe demostrar un compromiso en base a la coherencia de este planteamiento. Por otra parte, si un favor debe ser pagado deja de ser un favor para ser un trato, con lo cual no estaríamos solicitando un favor sino proponiendo un trato y comenzando así una negociación.

Por algún motivo, el concepto de favor y el de trato se han ido mezclando y casi siempre que se pide un favor se establece un sentimiento de deuda que nos ata, pues bien, quizá me equivoque, pero en mi opinión si es así, no es un favor. Por supuesto que nadie tiene obligación de aceptar hacer un favor, pero igual que nadie tiene la obligación de aceptar un trato. En ambos casos se requiere de ejercicio de honestidad y responsabilidad.

Lo primero que te propongo por tanto es que, antes de pedir, tengas claro si vas a pedir un favor o a tratar de hacer un trato y que, tanto favor como trato requieren el mismo grado de responsabilidad no solo por tu parte sino también por la del otro. El sentimiento de deuda y/o de que no podemos “exigir” un cumplimiento es, desde este planteamiento, algo que no tiene sentido… eso sí, conviene dejar claro este planteamiento desde el principio puesto que otras personas tampoco suelen tener estos aspecto presentes o claros a la hora de aceptar. Enunciar o incidir e insistir en frases como “si no quieres o puedes no hay problema pero, por favor, si me dices que sí necesito saber que puedo contar contigo” o “no tienes que decirme que sí si no quieres o puedas, pero si me dices que sí espero tu compromiso”, amén de estar claros/as en si estamos pidiendo un favor o proponiendo un trato, es decir, en el momento en que planteamos una contraprestación e incluso una devolución, lo que estamos es negociando un trato. Tener y dejar claro esto facilitará mucho este punto.

La segunda visión que te quiero aportar es que, cuando mejor definida esté la necesidad, más facilidad habrá para que se dé el resultado y más te liberará de futuras rectificaciones, renegociaciones o petición de nuevos favores (así como que más se favorece que el resultado, que no está en nuestras manos, sea el esperado). Para definir la solicitud y el favor o el trato, te propongo que utilices la herramienta CERCO, que constituye un acrónimo que marca los puntos fundamentales a dejar claros: Definir cuáles serán las Consecuencias, es decir, qué esperamos como resultado y/o que pasará al final; cual será la Evaluación que se utilizará, refiriéndonos a actividades o resultados parciales que entran en juego (informes, reuniones, etc.); cuales son los Recursos que se disponen por cada parte (refiriéndonos principalmente a recursos físicos que en el caso de una hipotéca podría ser de una parte el dinero de otra la nómina, etc.); Cuales serán los criterios que se utilicen para evaluar el resultado o el propio proceso (si cuando hablábamos de evaluación podemos pensar en “reuniones semanales” “encargarse de tal o cual cosa”, “tener listo una vez al mes otra cosa”, etc., el criterio podía ser el % de cumplimiento, calidad del resultado por contenidos, etc.); y cuál es el “Output”, es decir, que se espera que se ponga a un nivel de aptitudes y actitudes (por ejemplo cumplir las promesas, avisar con x tiempo, sinceridad y honestidad en el trato, etc.).

Recuerda que las relaciones humanas están plagadas de negociaciones, tratos y favores y que, aunque esto pueda sonar en parte a aspectos materiales y laborales, no es distinto en absoluto de, por ejemplo, una relación de pareja.

Hoy os dejo esta canción de Lunes, que me gusta mucho,… (y os dejo la letra en español debajo, porque no la he encontrado subtitulada)

Estoy en mi camino de la miseria a la felicidad de hoy

Estoy en mi camino de la miseria a la felicidad de hoy

Estoy en mi camino a lo que quiero de este mundo

Y años a partir de ahora le hacen al otro mundo

Y todo lo que usted recibe hasta allá

Es lo que me dio el día que vagó

Me tomó un derecho, tomé un derecho de inflexión el día de ayer

Sí, tomé un derecho, tomé un derecho de inflexión el día de ayer

Tomé el camino que me trajo a su ciudad natal

Tomé el autobús a las calles que yo podía caminar por

Caminé por las calles para encontrar el uno que había buscado

Me subió la escalera que me llevó a su puerta

Y ahora que no quiero para nada

Me han Al Jolson cantando “Estoy sentado en la cima del mundo”

Voy a hacer mi mejor de los casos, voy a hacer mi mejor hacer

lo mejor que puedo

Voy a hacer mi mejor de los casos, voy a hacer mi mejor hacer

lo mejor que puedo

Para mantener mis pies de saltar de la tierra querida

Para mantener mi corazón de saltar a través de mi boca querido

Para mantener el pasado, el pasado y el presente no

Para intentar aprender y cuando me enseñan una lección

Y ahora que no quiero para nada

Me han Al Jolson cantando “Estoy sentado en la cima del mundo”.

Estoy en mi camino de la miseria a la felicidad de hoy

Si estoy en mi camino de la miseria a la felicidad de hoy

Estoy en mi camino a lo que quiero de este mundo

Y años a partir de ahora le hacen al otro mundo

Y todo lo que usted recibe hasta allá

Es lo que me dio el día que vagó

Estoy en mi camino a lo que quiero de este mundo

Y años a partir de ahora le hacen al otro mundo

Y todo lo que usted recibe hasta allá

Es lo que me dio el día que vagó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s