Malas decisiones


¿Qué es lo que hace buena una decisión?  O quizá la pregunta más esclarecedora es ¿qué es lo que la hace mala?… Para aproximarnos a la respuesta, lo primero que querría preguntarte es ¿quién la hace buena o mala?

Bueno o malo son conceptos abstractos que no existen en la naturaleza, son calificaciones que hacemos cada uno de nosotros en función de si se ha conseguido o no el objetivo por el que hemos tomado la decisión, así pues, habitualmente, las decisiones las calificamos siempre desde un momento distinto al que la tomamos.

En cada decisión que tomamos entran en juego un conjunto de necesidades básicas y lo que hacemos es simbolizar esa necesidad en un deseo que, a menudo, toma forma en algo material, así por ejemplo, si queremos sentirnos aceptados por un determinado grupo o reconocidos dentro de éste, elegiremos un tipo de ropa u otra, llevar una marca o no, etc. Según la escuela que sigamos o el autor que analicemos, estas necesidades pueden ser distintas, así por ejemplo, Maslow nos habla de necesidades fisiológicas, necesidad de seguridad, de afiliación (o pertenencia), de reconocimiento y de autorrealización, y Georges Perret nos habla de tres necesidades psicológicas fundamentales que son la de amor, la de seguridad y la de libertad. En cualquier caso, hay que saber que casi todas estas teorías tienen sus convergencias, y así por ejemplo, para Maslow, la necesidad de afiliación es básicamente una necesidad afectiva o de amor, y así, la satisfacción o insatisfacción de las necesidades producen en nosotros una serie de emociones y sentimientos que si sabemos gestionar nos van a servir para ir marcando el rumbo de esas decisiones.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que a medida que crecemos vamos generando todo un sistema interior de hábitos, actitudes, experiencias, habilidades, opiniones, creencias, valores y principios que forman lo que podríamos llamar nuestros filtros. Cuando una necesidad surge (bien sea de origen interno o bien sea una respuesta a una solicitud o requerimiento  externo), las posibilidades de actuación van recorriendo todo este conjunto de filtros hasta llegar a convertirse en una acción o una conducta. A menudo, estas conductas las hemos realizado tantas veces que se disparan de forma automática sin que tomemos consciencia de la decisión en ese momento, es lo que podemos llamar un hábito de conducta y ,aunque no represente una decisión en el momento actual, fue generada por una decisión anterior repetida. La necesidad de ser coherentes da además especial importancia al sistema de creencias y valores dentro de todo el sistema.

Una vez llegados a este punto podemos resumir, que el origen de las decisiones que tomamos está en nuestras necesidades, orientadas y representadas por la emociones, y que nuestras actitudes, aptitudes, creencias y valores van a filtrar o limitar el número de soluciones posibles… Siendo así, una decisión será tanto más apropiada tanto mejor sepamos lo que necesitamos emocionalmente, tanto mejor conozcamos nuestros valores, creencias , etc. y tanto mayor sea el repertorio de conocimiento y habilidades que tengamos… tanto mejor sepamos sentir, pensar y hacer.

Ahora bien, llegados a este punto, explícame una cosa… Si lo que buscamos es a fin de cuentas una experiencia ¿Por qué tantas veces te orientas a conseguir el símbolo?

De otro lado, y en relación a lo que decía al principio de buscar satisfacer necesidades, cuando orientamos nuestra respuesta a la consecución de un objetivo, de un fin, a un resultado final, a menudo lo introducimos en un sistema global en el que entran multitud de factores sobre los que no tenemos control, tanto por los factores que son externos a nosotros como por los que forman parte de nuestro inconsciente, es decir, ponemos el foco en algo sobre lo que no tenemos control, el resultado, y para colmo, luego nos juzgamos en función de si hemos alcanzado dicho objetivo o no… Desde la consciencia de que, en mi opinión, no somos dueños de los resultados, solo de nuestra intención y nuestras acciones, el juzgar una decisión como buena o mala en función de si el resultado ha sido el deseado o no, no tiene sentido. Cuando el foco lo ponemos en aquello que controlamos, la intención, lo que cobra el sentido no es el resultado sino el proceso, además, es el proceso el que nos marca la alineación coherente con nuestros sistema interior y es el proceso el que ocupa la mayor parte del tiempo.

Retomando… nuestra capacidad de decidir estará en función de cuanto nos conozcamos interiormente y de nuestras habilidades y conocimiento, tendremos más facilidad para decidir tanto mejor sepamos sentir, pensar y hacer y, una decisión la hacemos buena o mala desde dentro, en función de si satisfacemos nuestra necesidad interior o no, y así, cuando ponemos el foco en el símbolo en vez de en la experiencia, y cuando nos orientamos al resultado en lugar de al proceso, lo que hacemos es ceder la capacidad de darle valor a lo que hacemos, a nuestras decisiones, a un sistema ajeno a nosotros mismos. Tomamos la decisión desde un sistema y lo valoramos desde otro, tomamos la decisión con un conocimiento, habilidades y emociones y las valoramos cuando ya sabemos mas (u otras cosas), tenemos otra visión, y vivimos otras emociones ¿acaso tiene esto algún sentido para ti?

En mi opinión, una decisión no es ni buena ni mala, solo debe ser responsable. Una decisión solo es “mala” si se toma sin hacer caso a lo que sentimos, a lo que sabemos y a lo que pensamos. Y si además las decisiones las tomamos orientadas a la experiencia y al proceso en lugar de al símbolo y al resultado, la única decisión mala es la de no elegir.

Espero que esto te sirva para ver de otra forma algunos juicios que has hecho sobre ti y que te ayude también a tomar esa decisión que aún no sabes cómo tomar.

Gracias por leerme y un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s