¿Qué haces cuando hace frío?


cuándo hace frío ¿te quedas en casa esperando a que deje de hacerlo? Seguro que no, porque entonces probablemente pasarías meses sin salir de casa. Lo normal es ponerse buenos calcetines y calzado, quizá unos guantes, ropa calentita, colocarse un buen abrigo encima de todo y salir a la calle a hacer lo que sea que quieras.

En nuestras vidas asumimos con facilidad que hay cosas sobre las que no podemos hacer nada (como el clima) y, la condición pro-evolutiva humana de adaptarse y avanzar se impone pero, ¿Por qué no hacemos lo mismo con los problemas que nos rodean?

A menudo sufrimos una situación durante periodos de tiempo enormes simplemente porque identificamos que si el objeto de nuestra molestia tiene capacidad de discernimiento tiene que cambiar. Estamos dispuestos a poner casi lo que haga falta para que esa persona cambie. Las frases del tipo “si hago esto el TIENE QUE hacer aquello otro”, “SE TIENE que dar cuenta de que” o, “si siente tal cosa TIENE QUE hacer tal otra”, invaden todo el pensamiento al respecto. Nos centramos en que cambie nuestro entorno para estar a gusto y ponemos toda nuestra esperanza en que así sea, dándonos además innumerables excusas racionales que nos terminamos creyendo para que las cosas SEAN COMO TIENEN QUE SER… Buscamos el control de entorno como si eso fuese posible y le añadimos unas gotas de expectativas que en muchos casos son nuestras pero que en todos debe cumplir el otro. El resultado, frustración, sensación de impotencia, rencor hacia los demás por no ser como queremos (o esperamos si lo prefieres) que sean (como DEBERÍAN SER). Si, ya sé, “es que si me quiere no haría esto, es que si pensara en mi bla bla bla”, o mejor “es que yo no puedo hacer nada, ya lo he intentado todo”, lo cual, seguramente es cierto, lo has intentado todo para que el otro cambie.

Aceptas la naturaleza en su totalidad, pero no aceptas a los demás. Todo es como es, y las personas son como deben ser (y además siempre).

¿Tú crees que todo lo que has hecho en tu vida es perfectamente entendible y aceptable por los demás? claro, tú lo entiendes, porque además, cuando has metido la pata, has hecho todo lo posible por compensar, empezando (y posiblemente terminando), por reconocerlo (aunque no sea lo que a la otra persona le ha molestado, eso es que no lo entiende) y “pedir perdón”.

Amen que no hay mucho más que hacer para que una persona cambie que exponerle claramente qué es lo que esperamos que cambie, cómo nos hace sentir con su comportamiento y esperar a que quiera, pueda y/o sepa cambiar… La responsabilidad de lo que hacemos es nuestra, es tuya. Y lo que sentimos está en directa relación con lo que hacemos y pensamos ¿de verdad estás condenado a sufrir todo lo que no controlas (vamos, todo lo que no te guste)?… ¿Estás condenado a soportar el frío?… Por suerte para nosotros, algún tatatatatatara…abuelo nuestro pensó que si el entorno no cambia, nosotros sí podemos cambiar.

¿Qué puedes hacer tú? ¿qué QUIERES hacer tú?

A menudo no sabemos que podemos hacer por distintos motivos entre los que cabe mencionar que llevamos muchísimo tiempo pensando de una manera y nos cuesta ver las cosas de otra forma, luego habrá que romper el hábito de pensamiento, que cambiar nosotros significa salir de nuestra zona de confort y eso nos da miedo (el miedo al cambio, ya que aunque esté en mala situación, esto ya lo conozco y sé que lo voy llevando y como ir haciéndolo aunque sea “malamente”), que lo que necesitamos cambiar es cómo nos sentimos y no nos creemos dueños ni con posibilidad de gestionar eso, que hay creencias fuertes arraigadas a valores que tomamos como verdades absolutas y permanentes, etc. Lo cierto y verdad es que sí puedes, aunque tengas miedo, y solo depende de ti…. Bueno, en todo esto, te puedo apoyar, aunque tú puedes sola/o poniendo un poquito de ti.

¿Eres consciente de los precios que pagas por no afrontar tu responsabilidad? ¿Tienes hijos/as?… ¿Qué están aprendiendo de ti?; ¿Hasta cuándo vas a aguantar la situación, hasta entrar en una depresión?; ¿Te respetas y te sientes coherente? ¿Eres un pelele de los acontecimientos o de otras personas?; ¿A quién le has dado el poder sobre tus sentimientos, sobre tu felicidad?

No es fácil, pero es simple. Tú tienes la responsabilidad absoluta sobre tu vida. Te han tocado unas habilidades y un entorno y puedes elegir qué hacer para vivir mejor tu vida… ponerte un abrigo o quejarte de que el tiempo no cambia por mucho que se lo pides.

Te aseguro que puedes conseguir aquello que necesitas por ti mismo/a. Solo necesitas querer. ¿o es que en realidad te sirve para algo?

2 thoughts on “¿Qué haces cuando hace frío?”

  1. Gracias Polo… son cosas que ya sé, pero una vez más me has hecho pensar compañero… La retahíla de excusas que utilizas es de lo más gráfica… yo también me he reconocido en ellas… Así que lo dicho… cada vez que me pesque diciendo(me) alguna de ellas, creo que me acordaré de este post y me diré… vale Lola… ¿y qué quieres hacer con este tema guapita? Besitos y buena semana desde Múnich con amor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s