CONFLICTOS


¿Cuántos conflictos tienes en tu vida? ¿Sabes qué es un conflicto interno?

El conflicto se produce cuando dentro de ti, a un nivel profundo se enfrentan dos valores. Mientras uno no gane la posición de forma clara al otro, el conflicto persiste.

Las manifestaciones de los conflictos son conductas contradictorias, sentimientos de angustia y/o ansiedad, a veces continuos cambios de humor, sensación de duda, de necesidad de análisis, etc.

A menudo, las personas con las que trabajo como coach a nivel personal no vienen con una meta u objetivo bien definido sino que lo que buscan es “paz” (utilizo esta palabra porque es muy recurrente en nuestras sesiones y creo que expresa bien la necesidad de base).

Estoy seguro de que has tenido esta sensación en numerosas ocasiones y quizá algunas las mantengas. Es habitual tener conflictos internos con nuestros parientes más próximos como papá o mamá, pero no son los únicos, la cosa es que mientras no resuelves el conflicto, tu vida no es placentera en su mayoría. Surgen además nuevas necesidades o necesidades olvidadas como la de “tener tiempo para uno/a”, salir a despejarse, etc., de alguna forma, eludir la sensación producto de la existencia de dicho conflicto, así que trataré de darte alguna pista general.

A diferencia de un problema, en el que nos enfrentamos a una situación de la que no sabemos salir o para la que no tenemos respuesta, en el conflicto es habitual conocer de antemano una o varias soluciones, solo que ninguna se nos plantea como buena debido fundamentalmente a esa dicotomía de valores que no congenian. Si la solución al problema pasa por el análisis, la solución al conflicto pasa por la observación. ¿o crees que sirve de algo darle una y otra vez las mismas vueltas y encontrar una y otra vez las mismas respuestas?

La observación pretende que vivas tu realidad sin juzgarla, que dejes fluir los sentimientos, las sensaciones, sin ponerles nombre al principio, que seas aséptico/a contigo mismo/a y antes de resolver nada empieces a entenderte… ¿Manejas de verdad lo que piensas y sientes o solo lo que se supone que debes pensar y sentir? ¿qué esconces detrás de cada sentimiento? ¿Cuántos pensamientos y sentimientos eliminas simplemente porque “no son correctos”?… Para un problema, quizá haya soluciones correctas y no, ¿para un conflicto interno crees que es así?

Los valores se entienden en coaching como aquellos principios fundamentales en los que basamos nuestro comportamiento. Si el “qué” hacemos son las conductas, el “cómo” lo definen nuestras aptitudes y actitudes y el “para qué” está ligado a nuestras creencias, nuestro mapa, los valores representan nuestros “por qué”, nuestro sentido profundo, una única palabra que representa en qué se traduce para nosotros interiormente una acción, un significado interior de lo que proyectamos fuera, así pues, obsérvate en cada nivel indicado, solo obsérvate y descubre qué valores se están enfrentando. Cuando los descubras con el corazón, la respuesta se presentará sola.

El mecanismo es simple, llevarlo a cabo, no siempre es sencillo, así que si necesitas ayuda siempre puedes contar conmigo. En cualquier caso, espero al menos que con estas líneas sean un apoyo en tu camino.

Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s