¿JUEGAS?


¿Sabes? Yo jugué al rugby y, cuando te cae encima el peso de tus rivales, cuando recibes un placaje contundente en el pecho, cuando te pisan tus propios compañeros para ganar una posesión, cuando un contrincante de da un puñetazo porque te pilló reteniendo el balón, incluso cuando recibes un ilegal placaje al cuello o un retardado, o en cualquier otra situación en la que terminas sin aire, sangrando y/o simplemente dolorido por dentro como si te hubiera arrollado un autobús, te levantas y sigues. En ningún momento te paras a pensar en el golpe que te acabas de llevar, ni en si es justo o injusto, ni por supuesto si querías ese golpe o no, y mucho menos si puedes seguir o no, simplemente te levantas (a veces malamente), te sacudes el barro, te estiras y vuelves al partido.

La vida no es demasiado diferente, sin duda la vida es un deporte de equipo donde, cuando tienes el balón estás solo en la decisión de qué hacer con él, es tu responsabilidad, donde tú decides si dar el pase o ir a romper y qué hacer después de cada pase. La vida es un juego en el que cada segundo que pasas queriendo que no suceda lo que sucede, lo pierdes y pierdes tú. Cuando eliges jugar, ya sabes lo que puede pasar ¿Te imaginas que saliera a jugar huyendo de cada situación peligrosa o quedándome en cada una que me toque 5 minutos de rodillas?… ¿Cómo juegas tú tu vida?

¿Sabes que otra cosa tampoco se piensa cuando estás en el campo?… Que no puedes… y a veces, no puedes, pero no piensas que no puedes. Te sorprenderías de las cosas que haces cuando no te paras porque “no vas a poder”, incluso cuando hay veces que no te sale… ¿Ya sabes lo que se siente cuando un tipo que te saca una cabeza y 40 kilos piensa que tu sitio es el mejor para pasar y descubre que a ti se te olvidó que esa diferencia era importante en el preciso momento en el que se ve en el suelo, con la cadera dolorida y te ve a ti a su lado levantándote para acudir al siguiente lance? ¿Ya te sorprendiste con lo que puedes hacer en tu vida?

Otro día si quieres te hablo también de qué hay detrás de cada forma de jugar, que hay detrás del mero hecho de querer jugar a pesar de los golpes que sabes que vas a recibir, o quizá por ellos. Otro día te cuento por qué duele, pero no sufres, pero primero prefiero que reflexiones, si quieres, sobre estas líneas y te hagas tú esa pregunta ¿Por qué o cuando se pasa del dolor al sufrimiento?

2 thoughts on “¿JUEGAS?”

  1. Gracias Polo. Me ha gustado mucho eso que dices de que cuando estás jugando no te paras a pensar en que “no puedes” levantarte… simplemente te levantas y sigues. Qué buena metáfora para aplicar en nuestra vida cotidiana, dejar de pararnos a pensar en ideas negativas que no son más que eso, que lo único que hacen es quitarnos energía… y “simplemente” seguir jugando… ¡Gracias compi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s