¿A quien le das el poder?


¿Reaccionas igual cuando te dice algo negativo el jefe que cuando lo hace tu hermano/a, tu madre o tu pareja? ¿Y si es un loco que va por la calle metiéndose con todo el que pasa?… ¿Cuál es la diferencia entre estas personas?

La primera diferencia para mi es la relación que mantienes con ellas, relaciones de dependencia, de dominancia, de igual a igual, de indiferencia, de admiración, etc. Con cada posicionamiento que adoptas frente a alguien determinas un tipo de relación y con esto, normalmente, cedes una tasa de “poder”. Al vagabundo que te increpa por la calle no le das ningún poder para hacerte daño mientras que a tu jefe o a tu amiga sí se lo das puesto que tú determinas tu relación y tu posición respecto a la otra persona… Siendo esto así ¿por qué pretendemos que la responsabilidad (habilidad para la respuesta) de nuestro dolor esté en el otro? ¿Quién generó la expectativa? ¿Quién reproduce una y otra vez la vivencia en su interior? ¿Quién generó la relación de dependencia? ¿Quién le ha dado el poder?… ¿Quién puede quitárselo?

Parece bastante claro que somos seres sociales y vivimos relaciones de interdependencia que utilizamos para cubrir necesidades de todo tipo, desde las afectivas hasta las materiales pero ¿Es lo mismo la interdependencia que la dependencia? ¿Hay alguna ley según la cual no puedas elegir hasta donde llevar tus relaciones o cómo hacerlo? ¿Por qué vivimos las relaciones con expectativa o hasta que punto llevamos estas? Tan cierto como que somos sociales es que somos individuales ¿Cómo manejas tu libertad?

Los miedos, la falta de seguridad, y la carencia de todo aquello que no sabemos darnos por nosotros mismos aumentan la dependencia de recibir de los demás más allá de las necesidades sociales restándonos libertad y dándole poder a los demás sobre nosotros… ¿Es así como quieres vivir tu vida, escondido y dependiente?

Piensa a quien le estás dando poder sobre ti y decide qué vas a hacer y, sea lo que sea, no olvides que la responsabilidad está en ti y que cuando te quejas, es producto del poder que no tienes… ¿Cuánto de ese que no tienes era tuyo en realidad? ¿qué vas a hacer para recuperarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s