Resignación y aceptación


¿Eres consciente de tus resignaciones? Una gran parte de lo que damos por sentado no es sino una resignación encubierta ¿Cuántas veces tienes un pensamiento del tipo “las cosas son como son” o “contra eso no puedo hacer nada”?

A menudo tenemos la sensación de que nuestra capacidad de actuación choca con una realidad inamovible sobre la que no tenemos influencia, y quizá sea verdad, el asunto es… ¿siempre?

Varias veces he comentado que uno siempre tiene al menos una dos opciones la de hacer algo o la de no hacerlo, haciendo hincapié a veces que lo que no queremos son las tremendas consecuencias de una de ellas, es decir, que la opción que no tomamos tiene “a priori” unas consecuencias tan nefastas que directamente la descartamos como mera posibilidad, teniendo la sensación de que no podemos hacer otra cosa. El miedo a las consecuencias “terribles” de la opción de no hacer, nos aterra hasta el punto de no considerarla opción, pero además tiene la incidencia de que, ante el miedo profundo que nos genera, quedamos bloqueados en el “no hay opción”. Un ejemplo sobre esto que trato de explicar es la idea de “es imposible dejar mi actual trabajo, tengo que pagar las facturas”.

El asunto que hay de fondo es, en gran medida aunque no exclusivamente, el miedo. Como también he comentado en otras ocasiones, las respuestas básicas al miedo son ataque, huida o parálisis. Ante la previsión de una situación inconveniente en la que el miedo no aparece o es contenido, nuestro cerebro se pone a crear estrategias y soluciones para afrontar dicha situación sin embargo, cuando aparece el miedo, o nos quedamos inactivos, o vamos hacia otro lado o buscamos la intimidación atacando. El miedo a “no pagar las facturas” puede ser tan grande que simplemente nos bloquea y somos incapaces de buscar soluciones. Eludimos enfrentarnos a esa posibilidad porque el mido nos paraliza. En una situación tal cual o en otra similar, lo que estamos haciendo es resignarnos.

No estoy diciendo que no exista una realidad que nos rodea y sobre la que tenemos un poder de influencia mínimo o inexistente, estoy diciendo que la realidad es siempre más amplia del foco sobre el que ponemos la atención y que no enfrentar una realidad no es asumirla sino resignarse.

En mi opinión, la diferencia entre asumir una situación y resignarse con una situación es que desde la resignación desaparecen las posibilidades de cambio o de acción, mientras que la aceptación no solo no limita esta posibilidad, sino que constituye el primer paso hacia el cambio ¿o crees que es posible cambiar una situación que no asumes? Asumir no es más que entrar en consciencia, es tomar en consideración todo aquello que somos capaces de percibir, es poner los pilares sobre el que voy a construir mi respuesta. Si tengo que pagar facturas y quiero dejar el trabajo, puede ver la relación y dinámica actual trabajo-ingresos-facturas y por el pavor a no disponer de ingresos y poder pagar las facturas, agarrarme a esa dinámica y protegerla a cualquier precio, o puedo asumir mi dinámica actual y establecer estrategias y crear alternativas a la forma de pagarlas actual, estableciendo por ejemplo un periodo de tránsito y una estrategia de cambio.

Hay muchas formas de caer en la resignación casi sin darse cuanta y normalmente lo que tienen en común es que, ante una realidad imperturbable o una muy deseada, que no podemos o queremos cambiar, asumimos que el cambio en nosotros tampoco es posible, damos por sentado que la forma en la que me relaciono con esa realidad o consigo eso de lo que no quiero desprenderme es única y he ahí nuestra jaula.

En mi opinión, lo malo de todo esto (sí, lo malo), es que mientras no adquirimos consciencia de esto, vivimos en una pseudo-tranquilidad de insatisfacción permanente, con molestias que no entendemos, y que nos acompaña hasta el final de nuestros días donde, si tenemos cierta suerte y morimos sin más y si no, nos alcanza la lucidez de haber vivido una vida esclava, de haber sido instrumento de otros, de haber tenido solo media vida, de haber desperdiciado la vida por la supervivencia, de haber condenado a nuestros hijos con nuestro ejemplo a la misma vida, de tener al fin y al cabo, la coincidencia de la liberación sólo en el último segundo de nuestra vida.

 

2 thoughts on “Resignación y aceptación”

  1. Gracias Polo por fomentar el despertar… A mi en estos casos hay dos cosas que me ayudan mucho: preguntarme ¿qué es lo peor que puede pasar? y a continuación, como tú bien dices asumirlo, dándome cuenta que tal vez no es tan grave, y paradójicamente, muchas veces es mejor que la situación de inmovilidad o resignación; la otra cosa que me ayuda es ser capaz de generar el mayor número de alternativas posible. ¡Buena semana compañero!

    1. Gracias a ti por la aportación. Estoy de acuerdo y solo se me plantea la duda de si ante la pregunta de “¿qué es lo peor que me puede pasar?”, la respuesta puede llevarnos al pánico y al bloqueo. Quizá otra estrategia, también con sus dificultades de afrontar, sea la de aliviar el estrés que nos produce la situación y tratar el tema como un juego, eludir momentáneamente que se trata de una situación real que nos afecta, “trucos” como el “¿que le dirías a un amigo en esa situación?” o “Si tuvieras que escribir un guión en el que todo es posible, ¿qué posibilidades podrías escribir?” pueden ayudar o facilitar entrar en metaposición y salir de la situación de miedo. Como bien dices, cuantas más posibilidades mejor, y a partir de ahí, ir bajando a la forma de llevar alguna a cabo en función de uno mismo.
      Gracias de neuvo por la aportación y por darme la oportunidad de desarrollar un poco más en la respuesta, que no suelo hacerlo por no alargar mucho las entradas y quizá sea la forma de que aumenten su funcionalidad.
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s