Decisiones y autoestima


¿Crees que a veces te cuesta tomar decisiones? ¿Seguro? Cuando crees no decidir lo que haces es exactamente decidir no hacer nada o no cambiar nada, perpetuar la situación, mirar para otro lado, o simplemente crear una realidad paralela en la que no pasa nada… ¿Acaso eso no es una decisión? ¿Te ha costado tomarla?

Si te fijas, de alguna manera hay muchas decisiones que tomas al cabo del día de manera automática y sin poner consciencia en ello, con la decisión de “no decidir” ocurre algo parecido, lo que pasa es que estas decisiones que tomamos de forma poco consciente no siempre tienen un efecto agradable, porque de lo que sí somos conscientes es de las consecuencias que produce, fundamentalmente a nivel emocional.

Cuando sientes la presión de tener que decidir, una presión provocada por ti mismo/a, es probable que lo que estés necesitando sea un cambio para salir de una situación, pero salir de una situación nos puede llevar a otra que no conocemos lo cual, con frecuencia nos produce miedo, miedo a no saber enfrentar la nueva situación, miedo a no saber hacer, a que no sea lo que esperamos, a que otro agente de molestia este presente o sea peor, etc.

El miedo nos lleva a intentar analizar todas las posibilidades, tarea mas bien imposible, y nos puede mantener en “la parálisis del análisis” incluso durante años, mientras tanto, nuestro sistema de valores se ve agredido puesto que estamos jugando en contra de lo que queremos, que es decidir activamente y cambiar. Es posible que lo que nos lleva a querer el cambio sea la agresión a algún valor o creencia y, mientras decides no decidir, sigues permitiendo esa agresión, de alguna forma te autoagredes… ¿Qué efecto crees que puede tener eso en tu autoestima?

Por si fuera poco, son las acciones y los pequeños y grandes éxitos, los aprendizajes, lo s que refuerzan la seguridad en nosotras mismas y tienen gran influencia en nuestra autoestima, con lo que la decisión de no hacer nada, nos va sumiendo en estado de baja autoestima desde el que, obviamente, es más difícil optar por el cambio activo, con lo cual nos metemos en un círculo vicioso que puede complicarse.

Las decisiones vitales se ejecutan de forma racional, sin embargo, se toman a un nivel mucho más emocional. Una situación nos produce rechazo, tristeza, enfado y buscamos salir de ella, mientras el cambio nos produce miedo es fácil que nos mantengamos en la “comodidad” de lo conocido, sin embargo, como ya comentaba anteriormente ¿te has parado a pensar el precio que pagas por ello?

En ocasiones, el no tomar una acción y decidir soportar la situación nos lleva a un punto de explosión. El cuerpo es sabio y antes de sucumbir, estalla. De pronto tenemos una descarga de todo lo que llevamos tragando y pueden ocurrir dos cosas, una que empeoremos la situación que nos mantiene oprimidos y de la que queremos salir, la otra que nos lleve a un cambio mucho más incierto y amenazante que el que temíamos dar conscientemente y bajo cierto “control”… ¿Es eso lo que quieres? ¿Merecen la pena los precios que estás pagando? ¿Merece la pena tu sufrimiento por ese miedo?

Te puedo decir que, según mi experiencia es mejor cambiar y equivocarse que no cambiar, por que tomes el cambio que tomes, siempre va a ser temporal si quieres vivir según un principio de crecimiento y de coherencia contigo, así que deja de pensarlo y actúa.

Si tienes ves que te cuesta, no duces en contar conmigo profesionalmente, estaré encantado de apoyarte.

2 thoughts on “Decisiones y autoestima”

  1. Gracias Polo, ¡Que buena reflexión! Me ha llamado especialmente la atención la conveniencia de tomar decisiones con la cabeza lo más fría posible, para evitar explosiones espontáneas que puedan tener consecuencias peores que las que tememos… Es un gran post para compartir… Besitos y buena semana

    1. Gracias Lola. No sé si es tanto con la cabeza fría o con la paz interior del reconocimiento y la aceptación de la responsabilidad propia, en cualquier caso, si creo que es importante evitar los estallidos que se producen por ir acumulando presión.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s