“carpe diem”


Hace tiempo me propuse empezar a disfrutar de las comidas como parte de mi propio plan de acción para habituarme a disfrutar de cada momento, para ir disminuyendo mi eterno diálogo interno (que en gran parte es un planificador o mas bien predictor de futuros, en su mayoría inmediatos pero futuros),y para lo que a su vez es un plan para vivir más tranquilo y feliz. Cuando empecé a ponerlo en práctica caí en la cuenta de que no tengo un sentido del gusto muy entrenado o muy desarrollado y tampoco quería que se convirtiera en un momento de desarrollo de capacidades gustativas (aunque tampoco está de más, pero no como objetivo principal), con lo cual, me surgió el dilema de “¿para qué? ¿por obligación?”

Hace unos días tuve la oportunidad de ensayar un escrito sobre el “carpe diem” y su relación frente al hedonismo mal entendido, el egoísmo social y/o la convivencia ecológica con los demás y recordé las palabras de un amigo (mas relacionadas con la primera parte que con la segunda aunque no del todo desconexa a esta última), que hablando de sus gustos por los güisquis comentó “éste me sabe a lágrimas”… Y es que más allá de lo que él quisiera expresar exactamente al decir eso, hay comidas que saben a amor, hay vientos que suenan a abrazos y caricias y hay licores que saben a sonrisas.

¿Qué quiero decir con esto? Básicamente, que aprovechar un momento es dejar fluir las sensaciones sin juzgarlas ni tratar de que sean lo que no son. Si un güisqui sabe a lágrimas, además de que tenga un ligero regusto salado al final del trago (derivado de la proximidad del mar en su lugar de origen y producción), puede ser también que haya vivido de un gran momento de tristeza y lágrimas con él, que fui capaz de vivir ese amargo momento como lo que es, sin resistencias inútiles e insanas, mezclando la sensación de mi interior con el sabor del güisqui, sin deglutirlo como medio de transformación de la realidad tratando de ahogar mi sentimiento en sus etanoles. Igualmente, puede que no sepa sacarles decenas de matices a los sabores de una comida o de una bebida, pero eso no me impide disfrutar de su sabor si pongo mi atención en ello, de hecho, a medida que lo voy haciendo voy encontrando algunos de esos matices, aunque no sea la intención inicial, puede incluso que en algún momento sólo quiera ser arrastrado por los demás, porque sí, porque mi decisión en ese momento es no tomar decisiones, lo importante no es qué decides hacer, sino decidirlo en consciencia y poner consciencia en hacer lo decidido.

En contra de la creencia popular de que “carpe diem” significa algo así como disfruta el momento, manteniendo una idea subyacente de vivir intensamente que enlaza con llenar el día de actividades excitantes y/o hacer en cada momento lo que nos apetezca, “carpe diem” es en su traducción original algo así como “la cosecha del día” es decir, que la idea detrás de esta expresión es mas bien la de disfruta y aprende de tu día a día. No se trata de hacer cosas especiales, sino de saber extraer lo especial de cada cosa.

Puede que las rutinas dominen tu vida o que se rescindan a unas pocas, puede que tengas toda tu vida planificada o que no sepas hacia donde ir, puede que tengas un paladar exquisito o puede que no, puede que tengas muchas cosas que cambiar o puede que sean solo unas pocas, pero ten en cuanta que, por encima de eso, está tu capacidad de vivir cada momento, de hacerlo único, de descubrir los millones de matices distintos en tu ruta hacia el trabajo, los brillos del sol reflejados en las ventanillas de los coches dibujando un campo de flores de luces que te alumbran, los códigos escondidos en las intermitentes luces de frenos y dirección, el pájaro que sobrevuela el tráfico en su particular rutina de vida y que es tan ajeno a las tuyas como el resto de personas que te rodean en sus medios de transporte, las hojas de los árboles bailando con la brisa, y tantas cosas mas te permitas descubrir.

¿Cómo crees que empezarías tu día si en vez de ir zombi o embebido en lo que tienes que hacer al llegar al trabajo, trataras de disfrutar de tu viaje? incluso inmerso en la lectura de un libro si es tu estilo y lo prefieres, liberando quizá algún día o alguna mirada para disfrutar del baile de gentes que entran y salen, de miradas que se cruzan o no, de caras serias a las que regalar una sonrisa.

“¡Carpe diem!” extrae el jugo a cada momento. Cada momento que pasa es único y ninguno volverá a pasar. Tú decides como pasarlos; sin mirar; negándolos; o viviéndolos y descubriendo la magia que hay en todos y cada uno de ellos.

Y como termino casi siempre, ya sabes que si te plantea algún reto que no sabes como abordar, solo tienes que llamarme y estaré encantado de apoyarte a superarlo o al menos a empezar a hacerlo.

Un abrazo.

4 thoughts on ““carpe diem””

    1. Uf! Difícil pregunta a la que, sinceramente, no puedo responderte como creo que esperas.
      En primer lugar te preguntaría a ti y no a él por qué es importante para ti que alguien piense así ¿Qué te lleva a pensar que es necesario que una persona de 15 años aprenda esto ya? Es más ¿qué te lleva a pensar que en realidad no lo sabe? ¿Es su necesidad o la tuya?
      Las cosas que yo digo y/o escribo tienen el fin de inspirar respuestas o provocar el pensamiento. No creo que sean verdades universales, sólo son cosas que creo que pueden ser útiles en un momento determinado, en un lugar determinado y para alguien determinado, de ahí que no creo que pueda darte una respuesta coherente.
      Aunque es una temeridad por mi parte, con el ánimo de ayudarte un poco más y con la esperanza de que si me equivoco no te suponga una molestia, imagino que esta persona de 15 años es tu hijo o algún referente similar para ti, e igualmente imagino que tu pregunta viene motivada por una preocupación derivada de algún comportamiento que ves en él y que relacionas, con más o menos información, con la idea de que la visión clara por su parte de lo que en este artículo se comenta puede modificar ese comportamiento que te preocupa. Si esta presunción mía es acertada, te tengo que decir que entiendo tu preocupación pero no puedo darte una respuesta directa. Ten en cuenta que me falta muchísima información y que, igual que yo no recibo igual lo que me dice mi jefe que lo que me dice mi madre, o lo que me dice el médico, o lo que dice un amigo, él no va a recibir igual la información de ti que de mí, ni de ti como madre que de ti como tía, ni de ti como madre con buena relación o con relación deteriorada, etc., por lo que, cómo le haría saber yo eso, no tiene porqué ser la mejor respuesta para ti y cómo se lo puedes hacer llegar tú, es algo que tienes que encontrar tú.
      ¿Es posible que lo que realmente quieras saber es como comunicarte mejor con esta persona o algo similar a esto?
      La mejora en tu comunicación sí es algo que podemos trabajar si quisieras, aunque no es algo que pueda personalizar en un post o algo por el estilo ya que esto es siempre un desarrollo personal. Como pautas generales te puedo decir que, para una comunicación sana, creo que es importante la confianza, el tratarse de igual a igual, la honestidad, el tener en cuenta las necesidades del otro, el tipo de lenguaje a utilizar, la escucha activa, la empatía y, cómo no, la asertividad.
      Para terminar te quiero hacer saber que en coaching no se suele enseñar nada (como clases magistrales de transmisión de conocimientos, consejos, exposición de alternativas, etc.) sino que se busca la forma en que uno saca de dentro lo que necesita saber, es decir, se facilita el autoaprendizaje principalmente y la potenciación de ese aprendizaje.
      Muchas gracias por tu pregunta y, esperando que te haya servido para algo todo este rollo, siento no haberte dado la respuesta que seguramente buscabas. Si piensas que te puedo ayudar de otra manera no dudes en contar conmigo.
      Gracias de nuevo y un abrazo.

  1. Muchas gracias por responder, tu artículo me pareció muy interesante al igual que el que habla sobre las frases, me gustó mucho tu manera de ver las cosas. Las preguntas que me planteas en tu respuesta me dejan mucho que pensar y por supuesto voy a ver la película que me recomiendas junto a mi hijo.

    Te agradezco sinceramente, en realidad me respondiste más de lo que esperaba. Y creo que más que una necesidad de alguien en particular, pensar en esto (al menos tener la información a mano) es beneficioso para cualquiera, por eso me preguntaba como se lo podía hacer ver a un chico de 15 años, y por eso te preguntaba si había algo más, relacionado, que pudiera leer. Tengo la sensación de que los chicos tienen a mano un montón de frases inútiles (justamente como las que referís en tu siguiente artículo) y se aferran a ellas como si fueran verdades absolutas, pero no tienen a mano ninguna
    información de valor verdadero. Ninguna herramienta para resolver los problemas que se les presentan, ningún estímulo, y demasiadas exigencias, en el caso de mi hijo por el lado del colegio.

    Bueno, te agradezco una vez más, tu tiempo y tu dedicación, voy a pensar un poco en esto, y en otro momento voy a volver a pasar.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s