Minidistresores


Desde que uno se levanta por la mañana, hasta que se acuesta por la noche, el día está lleno de pequeñas molestias a las que estamos tan acostumbrados que ya casi ni nos damos cuenta de que nos molestan.

Lo que en principio parece una ventaja, el que la falta de consciencia sobre todas esas pequeñas cosas molestas nos dejen pasar el día sin “sufrirlas”, se puede convertir en determinados momentos en un inconveniente. Pese a que no reparamos en ellas, no son cosas que dejen de alterar nuestro nivel de neutralidad y de paz interior, y para que te des cuenta de ello, solo tienes que pensar en los días en que las cosas no tan rutinarias no han sido fáciles, en los días en que ha habido una emergencia en el trabajo o en casa y has estado mucho tiempo en tensión, te has estado partiendo el alma en algo que detestas y encima no ha servido para nada, se ha roto el semaforo de la esquina y has estado 30 minutos más de lo habitual en llegar, etc. Entonces llegas a casa, abres la puerta y, por ejemplo, el sitio donde sueles dejar las cosas está ocupado por un vaso. Tu reacción entonces fácilmente es la de liberar todo el estrés que has estado acumulando a lo largo del día, porque hay un vaso donde ibas a dejar las cosas. Terminas de entrar y al primer saludo, respondes con un desarie y alguna indirecta sobre el vaso que puede que ni siquiera nadie llegue a comprender de qué se trata.

Cada cosa que nos molesta a lo largo del día son pequeños estímulos distresores (crean distrés, o estrés negativo) que aparentemente no suponen gran cosa pero que elevan nuestro nivel base de excitación y se suman a los grandes estresares de los que sí solemos ser conscientes. Al igual que en el ejemplo, hay días que el estrés que hemos soportado a lo largo del día se reduce mediante una explosión emocional que es detonada por una de estas pequeñas cositas en un escenario de menor resistencia, la suma de estás pequeñas cosas también hace que un estimulo no habitual resulte más importante en el nivel de excitación de lo que normalmente sería por si solo.

Todos estos pequeños estresares son muy notorios en determinados días en los que terminas por explotar con alguna cosa que incluso tú reconoces muy pequeña, sin embargo, también tienen su influencia cuando el nivel de estrés no llega al punto de desembocar en una explosión, pero sí nos mantiene en un día a día algo insatisfactorio, anodino o desganado.

Controlar cuales son estas pequeñas cosas y empezar a cambiarlas puede tener dos efectos en tu vida en primer lugar, el obvio, la bajada del nivel de excitación y la mejora de tu bienestar personal, el segundo… ¿por qué no los has cambiado antes?

Una pequeña sugerencia (o grande, dependiendo de tu dedicación, de la situación de entorno, y de la cantidad de estos estresares que se acumulan en tu vida) es que empieces a darte cuenta de todas esas pequeñas cosas, o no tan pequeñas, que te resulta mínimamente molestas; el sonido de tu despertador (quizá el despertador sea necesario pero el sonido puedas elegirlo); esperar al ascensor si está ocupado; el goteo de la bañera, el cambio de volumen de los anuncios de la tele; el anuncio de la tele que dice que lo peor que te puede pasar es estar solo en casa; haber vuelto a pasarte en la comida por enésima vez; no encontrar las llaves a la primera; etc., si lo necesitas, hazte incluso una pequeña (o no tan pequeña lista) durante unos días, aunque ahora no te lo parezca, si eres realmente sincera/o contigo, es muy fácil llegar a 50 cosas. No pongas límites de ningún tipo para hacerla (que si ésta es que no hay mas remedio, que si ésta no debería molestarme, etc.), simplemente cosas que te molesten sea del tipo que sea. Una vez hecha esta lista, simplemente repásala y escoge una que puedas cambiar con facilidad, una vez que la hayas modificado, vuelve a por otra, pero sobre todo, ten presente que ser consciente de aquello que te molesta, también te ayudará a quitarle valor o peso si así lo merece.

Espero que esta pequeña aportación de hoy, te ayude a tener unos días más placenteros, especialmente ahora que estamos en periodo de vacaciones y que para muchos no supone si no un cambio de estilo de estrés.

Para cualquier cosa que necesites, ya sabes que te puedes poner en contacto conmigo.

Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s