Crisis, criterio… ¿sabes salir de una crisis?


La palabra crisis viene del verbo griego Kríneín, que significa separa o decidir. Crisis se entendió como algo que se rompe, que se separa. Criterio es pues el análisis y razonamiento “adecuado”. Cuando estamos ante una crisis ¿Qué nos puede afectar al criterio? ¿cómo vamos a salir de la crisis?

Habitualmente, antes de una crisis se ha establecido un “sistema” que se presenta como “estable” en el que habitualmente nos acomodamos. Un cambio en el sistema, un cambio interno o de entorno, desestabiliza el sistema, los criterios, ya establecidos por la costumbre, se vuelven cuando menos insuficientes y generan esa ruptura, las cosas dejan de funcionar adecuadamente. Más allá de los sistemas que incorporan sistemas de observación, flexibilidad y agilidad, más eficientes pero no exentos de quedar obsoletos en sus “criterios” ante cambios no previstos, está el asunto de qué es lo que nos va a permitir salir de forma más o menos efectiva de esa crisis. El coaching, tanto a nivel personal como empresarial, ofrece herramientas para facilitar los procesos eficientes y superar esa ruptura.

Como seres humanos uno de los principios psiclógicos básicos que rigen nuestras decisiones es la necesidad de seguridad, una vez conseguimos la sensación de seguridad nos lanzamos a conseguir otros objetivos pero para ello necesitamos establecer algunos criterios como buenos que mantengan la sensación de seguridad de tal manera que terminamos por convertir comoportamientos asociados en hábitos y generamos unas creencias en torno a aquello que nos resulta efectivo. Cuando llega la crisis nos encontramos sin darnos cuenta en un atolladero, buscamos de nuevo la seguridad y para ello nos apoyamos en las creencias establecidas para el sistema anterior y seguimos en los hábitos generados en el anterior sistema. Incluso ante la evidencia en que las mismas “soluciones” no funcionan, nos mantenemos en las mismas porque… ¿cómo eso que me ha funcionado “siempre”, ahora no va a funcionar?

Volver a ver el mundo como la primera vez que lo descubrimos, sin reglas impuestas, analizar el medio como si fuera nuevo, cuestionar cada una de las creencias generadas, analizar el todo de nuevo y generar nuevos criterios, nuevas creencias, e incluso replantearnos los valores que soportaban dichas creencias si fuera necesario, es la clave para avanzar. Cuanto más fuerte te agarres a lo que tenías, más difícil te será agarrar nuevas cosas. Mientras no sueltes lo que tienes en la mano, no podrás coger lo que quieres… ¿porqué sigues con el tenedor en la mano si lo que necesitas es la cuchara?

Es algo que resulta muy natural. ¿Has visto un bebé, con su falta de pericia psicomotriz, con un muñeco en la mano tratando de coger una pelota? Lo primero que hace es mirar la pelota y decidir si la quiere, una vez que decide que eso es lo que quiere, se mira la mano y descubre que está ocupada, posteriormente volverá a mirar la pelota, y en un instante simplemente soltará el muñeco para poder agarrar la pelota. Igualmente ocurre con muchos otros comportamientos como desplazarse, gatear (fíjate la cantidad de variantes que encuentran los bebés para hacerlo después de probar una e intentar otras), o incluso algo más mayores, en sus primeras relaciones sociales… Años de aprendizaje después, ¿eres capaz de hacer lo mismo con tu vida, con tu negocio, con tus dinámicas? La respuesta es que sí, pero ¿cuánto te cuesta y por qué?

La respuesta es simple, nuestro mundo es mucho más “complejo”, una serie de “verdades” lo condicionan todo, un bebé no tiene que pensar en las consecuencias, un bebé no tiene consciencia de un entorno mayor al inmediato, no tiene consciencia y no tiene “obligaciones” o “responsabilidades”. Además, no es independiente y puede permitirse el error… Sí, puede que sea cierto… ¿Y que cambia eso? El análisis es más amplio para nosotros, más grande y también las herramientas con las que contamos son mayores, el análisis quizá necesita ser más amplio al igual que la solución ¿cambia eso que el cambio pasa por abandonar lo que haces? ¿cambia que si lo que haces no funciona por intentarlo más, sin cambiar nada, va a ser más efectivo?

Una clave para superar la crisis, sin duda, redescubrir criterios. Un clave para descubrir esos criterios, no dar nada por sentado. Una clave para no dar nada por sentado, salir del entorno, agudizar la sensibilidad sensorial, aprender a mirar a escuchar a sentir de nuevo, en otros ambientes.

Sé que ya sabes que hay cosas que no cuadran, si eres consciente de ello, cámbialas, replantéatelas, si tu árbol de está quemando suéltate de la rama para dar el salto al que no está ardiendo.

Si necesitas que te apoye en tu proceso de análisis, de autoconocimiento, de aceptación y de superación, no dudes en contar conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s