Así eres, así comunicas


Aprovechando las palabras de mi amiga y compañera en crecer Lola Hernández en torno a la comunicación, tema al que le dedica su último post, hoy os quiero hablar un poco sobre la relación entre la comunicación y nuestra pirámide neuronal.

Si recuerdas, la pirámide-iceberg neuronal de Robert Dilts establece unos niveles de más superficiales o externos a más profundos o internos que son, las conductas, las actitudes, las aptitudes, las opiniones, las creencias, los valores, los principios, la identidad y lo transpersonal, aunque nosotros de momento no vamos más allá de los valores y principios.

 

A partir de ahí, digamos que el sistema está en constante interacción, donde cambios en las conductas generan cambios de actitud, que van conformando opiniones, que se consolidan en creencias sobre las que formamos valores y elevamos principios, etc., y a la vez, esos principios y valores, generan o modifican creencias, que se manifiestan en opiniones que modifican aptitudes que se expresan en actitudes y que dan como resultado unas conductas.

Todo el sistema de interacción transcurre con una especie de comunicación subconsciente o inconsciente en la que nos mandamos automensajes en sentido ascendente y descendente y que a la vez van colaborando a construir los autoconceptos, marcando nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y, a partir de ahí, con los demás.

Para explicarme mejor te hago una pregunta… ¿Te comunicas igual con todo el mundo? Es probable que no, y la diferencia enraíza en la creencia u opinión que generas en torno a cada persona, a la vez que la confrontas con la opinión o creencias que tienes sobre ti, realizas una evaluación y eliges o te ves abocado por un hábito a una conducta comunicativa de un tipo o de otro… ¿Cuáles crees entonces que son las claves para modificar nuestras conductas comunicativas?… Y te pregunto más… ¿Qué es lo que puedes cambiar tú directamente?

Cabe mencionar una vez más que muchos de estos procesos se han terminado por convertir en hábitos, lo que dificulta un poco más llevar a cabo el cambio de comportamiento, sin embargo, si no estás conforme con estos hábitos, podrás sustituirlos.

Sin duda, existen herramientas para mejorar la comunicación desde la mera conducta, sin embargo, estas herramientas no alcanzarán la misma efectividad si están sustentadas por una actitud o por otra, la cual no será igual si la basas en unas aptitudes o en otras, a la vez que esto variará en función de tus creencias, opiniones y valores. Empezando por revisar tu sistema de creencias y valores el camino a recorrer te resultará mucho más estimulante, fácil y sistémico.

Si te digo que una clave para la comunicación afectiva es la escucha… ¿Qué tal sabes escuchar? ¿Cuánta capacidad tienes de escuchar? ¿Qué es lo que escuchas?; si te digo que otra clave es la empatía… ¿Qué tal capacidad empática tienes? ¿Qué tanto sabes separar la simpatía de la empatía? ¿Cuánto te cuesta empatizar? ¿Por qué?

La buena noticia es que, como te comentaba antes, igual que tus valores, creencias y aptitudes influyen en tus actitudes y comportamientos, variando tus comportamientos también puedes llegar a cambios profundos en ti y en tu manera de comportarte en la medida en que tus cambios de comportamiento generen situaciones nuevas e información adicional a la que ya posees que ayudarán a que complementes tus pirámide hasta generar cambios deseados en los que ya no tendrás que pensar, generarás nuevos hábitos de comportamiento con los que te sentirás mejor y alcanzarás tus objetivos de una manera ecológica.

Para que exista comunicación, es preciso que haya un receptor, sin embargo, no es necesario que haya voluntariedad en la comunicación. Lo que quiero decir con esto es que todo tu cuerpo habla de ti, emites información con tu presencia, cuando andas, cuando te sientas, con tu ropa y con todo lo que haces de forma que, desde un punto de vista global, siempre estás comunicando… ¿estás seguro de que comunicas lo que quieres comunicar? ¿Sabes hasta que punto influye todo lo que comunicas más allá de lo que pretendes?

Si quieres mejorar tus relaciones, recuerda que todas ellas se basan en la comunicación. Tú elijes qué vas a cambiar, cómo, y cuando… Y cuando lo decidas, si necesitas que te apoye profesionalmente, solo tienes que llamarme.

2 thoughts on “Así eres, así comunicas”

  1. Gracias Polo, sobretodo por lo de amiga… ; P.
    Yo también creo que las creencias son muy poderosas. Y qué bueno que comentes la influencia de las creencias que tenemos hacia los demás, hacia “lo” demás …. ¡Pero también hacia nosotros mismos! Una vez más me has hecho pensar compi… Un abrazo y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s