Enfrentando el miedo


¿Cómo enfrentar el miedo?

Como te he dicho en otras ocasiones, el miedo es una respuesta natural diseñada para favorecer la supervivencia. Ante un estímulo, esta reacción puede surgir con mayor o menor intensidad.

El miedo puede quedarse en una reacción, que nos avisa de algo y que podemos analizar y utilizar para prepararnos o puede resultar explosivo, aterrador, e incluso desde el miedo al propio miedo, convertirse en pánico. Es cuando el miedo se apodera de nosotros cuando apenas podemos reconocerlo y mucho menos actuar… ¿Cómo enfrentar el miedo entonces?

Una vez más, no hay soluciones mágicas aunque a veces se pretende que las haya. No puedo darte una vez más sino algunas pistas para que lo vayas manejando de una manera lo más provechosa posible.

En primer lugar y antes de nada, una vez que el miedo se apodera, se convierte en pánico, no hay mucho que puedas hacer, el primer paso por tanto es diseñar estrategias para no entrar en pánico. Pistas para esto… fácil (pero posible). No te niegues al miedo, trátalo como a un amigo. “Sí, tengo miedo es natural”, no añadas mas miedo al miedo, no tengas miedo a tener miedo. Prepárate para la situación. Conociendo las situaciones que pueden potenciar que ese miedo aparezca, prepárate para afrontarlas ¿qué necesitas? Y sobre todo, estate atenta/o, que el miedo no te sorprenda, conoce tus miedos ¿Qué te rechacen, que te cuestionen, que defraudes a alguien, perder tu trabajo…? Además… ¿conoces bien tu miedo, lo reconoces, no esperes a que se haga grande, si en medio de la tormenta adquieres la consciencia de que estas en pánico, céntrate, párate, reconócelo y enfréntalo.

Una vez no entras en pánico, escúchalo. El miedo te dice que algo de lo que está pasando puede dañarte. Analízalo. ¿Ese algo, es un algo real o ficticio, es algo que está pasando, que va a pasar o que puede pasar? prepárate para afrontar eso ¿qué necesitas? El miedo surge una vez más de una valoración de la amenaza y de su confrontación con tu autoconcepto, con la idea de las capacidades de que dispones para afrontarlo. Replantear la amenaza y replantear tu autoconcepto son claves.

Cuando yo era pequeño mis padres me apuntaron a los boy scouts y resulta que en los campamentos solía haber una noche en la que se nos contaba una historia aterradora, curiosamente sobre algo que había pasado en el mismo sitio donde estabamos o en sus proximidades. Después de esto, nos proponían hacer alguna actividad en solitario que nos produjera miedo. Tal era el caso de ir solos hasta una roca, subirnos y hacer una señal luminosa, o entrar solos en un casa vacía o cosas por el estilo. Los mas valientes enseguida se propinan voluntarios, enseguida se sumaban oros, la presión de grupo se hacía tan fuerte que, al final, casi todos acabamos por hacerlo. Una vez había realizado la prueba, el miedo pasaba a un plano totalmente secundario, la euforia de haberlo hecho se apoderaba de mi, y de los demás, queríamos volver a hacerlo, estábamos orgullosos y satisfechos, mas seguros, incluso cuando por la oscuridad habíamos sufrido alguna caída. Enfréntate a tu miedo.

En cada campamento esta situación se repetía y volvía a sentir el miedo, sin embargo, cada vez era algo menor. No se va a producir un milagro, y tus miedos van a desaparecer, pero en la medida que e enfrentes a ellos, iran disminuyendo y condicionándote menos.

Cuando llegué a la carrera, me aterraba exponer en público. Busqué lo que necesitaba y elegí hacerlo en cada ocasión que pude. Hoy, cuando me pongo frente a un auditorio, sigo sintiendo el miedo, pero lo hago con mucha mas facilidad, soltura y, hoy por hoy, hasta puedo decir que me gusta.

El miedo es tu amigo, aprovéchalo, aprende de él, enfréntalo y supéralo.

Algo que te puede ayudar además es esto… ¿Qué pasa si no lo hago? ¿Quiero vivir toda mi vida así? ¿Qué supone no afrontarlo para mí? ¿Se corresponde mi actuación con mis valores?

Espero que esta nueva vuelta de tuerca sobre el aspecto miedo te ayude a empezar a luchar contra ello si así lo quieres pero si no es suficiente, ya sabes que puedes contar conmigo.

Conoce tu miedo; tu amenaza, las sensaciones, a ti mismo y estate prevenida/o. Establece tu estrategia, aprende de los errores y acabarás venciendo.

Entendiendo que “sin miedo” es “sin que el miedo se imponga”…

4 thoughts on “Enfrentando el miedo”

  1. Gracias Polo… ¡Muy bueno! Me ha servido mucho… Me ha gustado especialmente el pequeño gran matiz de evitar analizar nada cuando estás en pánico… y sólo cuando el pánico ha cesado, empezar a escuchar el miedo… ¡Qué buen consejo! Gracias de nuevo… Un besazo

  2. Polo que bueno que retomes este tema que está tan cercano en mi día a día y más en estos momentos. A mi me gusta hacerme la pregunta de ¿Y si no tuviera miedo, que haría ahora?
    Gracias por tu post y un abrazoooooooo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s