¿Eres asertiva/o?


Asertividad, esa palabra de la que todo el mundo habla y de la que muy poca gente sabe algo. ¿Qué es para ti la asertividad?

Normalmente se entiende la asertividad como la capacidad de decir no. A veces en este decir no se incluye el término “saber”, es decir, saber decir no, queriendo hacer alusión a que no sólo es decir no, sino ser respetuoso en el proceso. Algunos piensan, dicen o lo relacionan con la capacidad de “salirse con la suya”. Y bueno, por ahí suelen andar las definiciones populares.

A mí me gusta decir que la asertividad es la capacidad de expresarse libremente de forma ecológica, es decir, que una persona se comporta con asertividad cuando decide expresar sus pensamientos y/o sentimientos y lo hace desde el respeto hacia sí misma y hacia la otra persona. Qué se entiende por eso del respeto podría dar pie a otra entrada, sin embargo por ahora nos quedaremos con la idea intuitiva de no agresión. No se puede decir que sea sin hacer daño al otro porque, desde un punto de vista práctico, esto no siempre es posible ya que en muchas ocasiones el “daño” que percibe el otro viene de su interior como consecuencia a ejercer nuestros derechos asertivos y no depende de nosotros.

Ser asertivo es por tanto un comportamiento subrayado por una actitud y sustentado por una serie de aptitudes, creencias y valores que la harán más o menos firme.

Cuando te expresas desde la libertad no estás sometido/a (sumiso a una mala opinión, a un mal gesto, etc.) ni eres esclavo/a de tu posición (de tu imagen, de tu poder, etc.), por tanto ni nos mostramos sumisos ni nos mostramos agresivos. Decir simplemente aquello que queremos o necesitamos y hacerlo de forma sumisa o agresiva no es asertividad. O no te respetas a ti, o no respetas a la otra (cuando no te faltas el respeto a ti y a la otra persona también).

Si te planteas ser asertivo desde la mera conceptualización de qué es eso de ser asertivo, desde la adopción de un comportamiento, es probable que te sea muy difícil, que termines frustrado o que explotes o que termines diciendo no a todo, cerrándote, etc. La asertividad depende de lo que pensamos y de lo que sentimos. Es difícil ser asertivo desde el miedo, desde la inseguridad subyacente tanto a las actitudes de sumisión como a las agresivas. El proceso para mejorar en tu asertividad es un proceso de observación, de reconocimiento, de aprendizaje (y/o desaprendizaje) y de práctica. Buscar tus condicionantes, tus miedos, tus creencias limitantes y aprender a enfrentarlos y superarlos es la clave. Una vez más, conocerte y aceptarte para después superarte “conócete, acéptate, supérate”. Si tienes dificultades en este proceso recuerda que siempre puedes contar conmigo para que te apoye en el camino.

Como fin de esta entrada y antes de la canción de hoy, te dejo los derechos asertivos que recoge el libro de Olga Castanyer con los que, además de orientarte, te puedes ayudar en el proceso de autoconocmiento, empezando por revisar cuales de estos son los que menos te permites, los que más te cuestan. Ahí van:

1. Derecho a ser tratado con respeto y dignidad.

2. Derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.

3. Derecho a ser escuchado y tomado en serio.

4. Derecho a juzgar mis necesidades, establecer mis prioridades y tomar mis propias decisiones.

5. Derecho a decir “no” sin sentir culpa.

6. Derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir “NO”.

7. Derecho de opinión, idea o línea de acción.

8. Derecho a cometer errores.

9. Derecho a pedir información y ser informado.

10. Derecho a obtener aquello por lo que pagué.

11. El derecho a decidir no ser asertivo.

12. Derecho a ser independiente.

13. Derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo, etc., mientras no se violen los derechos de otras personas.

14. Derecho a tener éxito.

15. Derecho a gozar y disfrutar.

16. Derecho a mi descanso y aislamiento siendo asertivo.

17. Derecho a superarme, aun superando a los demás

Sólo te pido que recuerdes que no siempre es fácil afrontar un cambio de comportamiento puesto que todo nuestro sistema interno de aptitudes, creencias, opiniones, valores, etc., tienen un peso específico muy grande en nuestro comportamiento y puede jugar en tu contra. Antes de desesperarte o darte por vencido/a recuerda que puedes contar con ayuda.

Recuerda también que nadie es perfecto y nadie es asertivo siempre, incluso puede que no siempre sea conveniente, por eso está ahí el derecho número 11.

Un abrazo enorme y adelante con tu cambio, si decides cambiar.

4 thoughts on “¿Eres asertiva/o?”

  1. Felicidades Polo por tu entrada. Precisamente estoy trabajando esto con los chicos de la universidad. Me ha encantado la forma en la q lo has expuesto. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s