¿Todo bien?


¿Tenéis de vez en cuando esa sensación de que, estando todo bien, algo no encaja o falta algo?

El coaching, también te puede ayudar a encontrar ese estado diferente, esa vida “mejor”, pues si bien la vida puede resultarnos estupenda en términos socialmente aceptados e incluso sentirnos orgullosos de ella nosotros mismos, cuando en tu ruido interior notas que algo falta, que algo no encaja, es que realmente algo falta o algo no encaja. Aún sin tener esa meta específica que tanto mencionamos se puede trabajar, y es que, entre las herramientas de las que dispone un coach las hay dirigidas precisamente a eso, a encontrar esa área de mejora, esa carencia o esa necesidad.

Con frecuencia ocurre que tenemos una vida placentera, especialmente de cara a la galería, y sin embargo día tras día nos sentimos atrapados en una cárcel invisible, en una vida absolutamente tabulada y con tan sólo unos breves momentos de salida de la rutina absolutamente rutinarios. Todo lo que haces, es todo lo que vas a hacer. Puede resultar reconfortante la aparente seguridad que esto comporta, sin embargo, sin cambio no hay evolución y sin evolución, la vida es sólo un anticipo de la muerte.

No estoy hablando de dejarlo todo y recorrer el mundo ni nada por el estilo, pero piensa y di ¿cuándo fue la última vez que te sorprendiste a ti mismo? ¿cuál fue tu última espontaneidad? ¿cuántas relaciones que disfrutabas has perdido? ¿cuánta gente has dejado esperándote o aún te espera?

Con frecuencia caemos en la comodidad de lo seguro, de lo fácil, de lo conocido y esto nos pasa incluso en el trabajo. La vida no es diferente al trabajo, a medida que dejas de aprender se va volviendo más aburrido hasta que un día, aquello con lo que disfrutabas tanto ahora solo es una actividad que hay que hacer para comer y pagar las cosas que te compras para sentir que estás vivo, y que no pasa más que por quitarte tiempo para hacer todas esas cosas que en realidad quisieras, sin embargo, te aseguro que todas esas cosas que en realidad quisieras, no las haces sólo por un motivo, te acomodaste en la insatisfacción de la seguridad.

Quizá sea el momento de que mires en tu interior y te preguntes porqué te levantas cada día y si quieres seguir levantándote así los próximos 10, 20, 30 o 40 años de tu vida. Quizá sea el momento de darte la oportunidad y dar el cambio que necesitas.

Escucha esta hasta el final, a ver si te dice algo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s