CULPABILIDAD


El sentimiento de culpa es otro de los sentimientos “lastres” en nuestro camino de crecimiento y superación personal. El sentimiento de culpa se produce cuando  nos vemos a nosotros mismos realizando una acción que tiene resultados encontrados con lo que esperamos de nosotros mismos, normalmente con una influencia negativa en el entorno. Es decir, lo que hemos hecho, ha tenido una repercusión negativa, y no se corresponde con la imagen de nuestro “deber ser”.

El problema de este planteamiento es que nuestro deber ser y nuestro ser no son la misma cosa, sin embargo, no lo asumimos como tal. El deber ser (otro día hablamos de quien decide ese debe ser, aunque puedes ir pensándolo si quieres) es un objetivo, no una realidad, de tal manera que en el camino hacia ese objetivo, estaremos en distintos momentos del ser, que seguirán siendo distintos del objetivo, y en el que tendremos aseguradas las caídas. CAERSE ESTA PERMITIDO, LEVANTARSE ES OBLIGATORIO.

Cuando cometes un error en el camino hacia ese ideal (IDEAL, no real), existe un proceso que puedes seguir para que levantarte sea más fácil y productivo para tu crecimiento personal. Un camino para que UTILICES TODO PARA AVANZAR. SE trata de un proceso de Compresión, Aceptación y Perdón.

Comprensión de ti mismo, de qué te ha llevado a cometer el error, de cuáles han sido las circunstancias que han rodeado a ese momento, de cuáles han sido las necesidades que te han llevado a actuar de tal o cual manera (¿estabas actuando en pro de la seguridad porque tenías miedo a algo? ¿Te dejaste llevar por la búsqueda de reconocimiento del grupo porque lo necesitabas, y no pensaste en las consecuencias? Etc.), de cómo has hecho las cosas. DE si es un comportamiento habitual en ti o es puntual y de todo aquello que ha concluido en la acción fallida.

Aceptación de tus necesidades abiertas, de ti mismo en tu estado actual y no de tu estado ideal, de tus responsabilidades para con lo que has visto en el proceso anterior, de tu capacidad de cambio, del esfuerzo y compromiso necesario para seguir adelante, de la distancia entre tu yo ideal y tu yo real, y de todo aquello que constituye el momento, la realidad que puedes conocer. LO IMPORTANTE NO ES LO QUE TIENES, SINO LO QUE HACES CON LO QUE TIENES.

Perdón a ti mismo. Perdónate sabiendo que hacerte daño sólo sirve para facilitar que te vuelvas a caer. El perdón surge de la transformación del error en experiencia y del propósito de enmienda (a través de los pasos anteriores), sin embargo, es importante reconocer el perdón, dártelo, y para sentir ese perdón de una manera física y emocional, cierra el proceso con una acción compensatoria orientada hacia aquello en lo que has errado. Si tu sentimiento de culpa es antiguo y esa acción correctiva que te propongo ya no es posible (por ejemplo porque la persona a la que afectaste ya no se encuentre entre nosotros), realiza esa acción en un ámbito relacionado con ella, bien por proximidad (familia u otros), bien por interés relacionado (algún tipo de asociación por ejemplo). Si es posible, pide perdón con el corazón abierto a que ese perdón es tu regalo, independientemente de que lo quiera o no. El perdón que necesitas es el tuyo propio, y ese, si has llegado a este punto, ya lo habrás obtenido.

Si te anclas en la culpa, te estarás castigando continuamente y no lograrás avanzar. Da el paso y libérate. Compréndete, acéptate y perdónate. Te dejo una canción para darte la energía que quizá necesites.

3 thoughts on “CULPABILIDAD”

  1. “Peazo” Tema Polo… y muy bien recogido. Me has recordado también a algo que releía esta semana en “La Sabiduría de las Emociones . Norberto Levy”; él recoge la disputa que se libra interiormente entre nuestro componente exigente y nuestro componente exigido, y cómo nos interesa empezar a eschuchar más a lo que él llama el “asistente interior”, que es otro componente que también tenemos y que tiende al equilibrio ofreciendo buenas razones al componente exigente y apoyo y escucha al componente exigido. En fin, que me ha gustado mucho tu post y tambien la canción, que procedo a copiar Ipsofactamente, pues me encanta esta chica. Un abrazo, Lola

    1. Me alegro de que te haya servido para recordar temas.
      Creo que tiene cierta relación con nuestro exigente, aunque asunto yo creo que es la no diferenciación de esos dos personajes lo que lleva al sentimiento de culpa. Si está diferenciados, veo el deber ser con una relación mas directa hacia la insatisfacción con uno mismo y la inseguridad. A menudo la gente muy exigente es gente con un fondo de inseguridad. El Tema de la culpabilidad creo que está mas relacionado con la creencia de que somos lo que queremos ser.
      No sé como lo verás tú. A lo mejor fue un simple recordatorio por la relación con el el ser y el deber ser y no me decías que fuera lo mismo, pero bueno, a mi me ha servido para pensar un poco y ampliar la explicación por otro lado.
      Muchas gracias por tus aportaciones y por esta en particular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s