CUANDO ÉRAMOS NIÑOS


¿Has visto a los niños aprender a andar? Los hay mas lanzados y más calculadores, los hay más hábiles, los hay más rápidos, más lentos, más buscadores de ayuda y los hay mas tardíos, pero todos acaban andando.

¿Qué crees que es lo que pasa por la mente de un niño cuando está aprendiendo a andar?… ¿Crees que se preocupa porque el de al lado ya lo ha conseguido? ¿Crees que piensa “ahora no lo intento porque me está mirando todo el mundo y no me va a salir”? ¿Crees que piensa “ya lo he intentado mil veces, yo no puedo”?

El asunto está en que simplemente no se plantean nada de eso. Sólo quieren andar y listo. En su mente sólo debe de haber una idea, “quiero andar”, y de forma natural simplemente buscan cualquier cosa que les ayude, un sofá, una mano, una pared, dos puntos cercanos, etc. UTILIZAN TODO PARA AVANZAR. No se comparan, no se desaniman y no se rinden porque están libres de creencias condicionantes, aún no saben todo lo que “no pueden hacer”.

De igual manera, cambian de emoción en función de lo que sienten en cada momento. FLUYEN. Difícilmente se anclan a una emoción de la forma que lo hacemos nosotros (otra cosa es la insistencia que son capaces de tener). Su motivación parece infita.

Por suerte evolucionamos e incorporamos cosas, pero en la evolución perdemos una forma de hacer que nos hacer poder ser cualquier cosa. Empezamos a formular creencias, a limitarnos antes de intentar las cosas, a compararnos, a sentir miedo al fracaso mientras vivimos en un futuro que no existe, y que de existir es simplemente por lo hemos condicionado.

¿Crees que has perdido la capacidad que tenías de niño, de bebé, para buscar y alcanzar aquello que quieres? Te aseguro que no, que sigues teniendo todo tu potencial. Así que… ¿Qué y quien te impide alcanzar aquella vida que deseas? ¿Qué barreras te pones a ti mismo para hacer aquello que deseas? ¿Qué te está impidiendo ser tu mejor tú? ¿Cuántas cosas ya sabes que “no puedes”? ¿Cuántas veces te has rendido? ¿Lloras cuando lo necesitas y ríes cuando puedes? ¿Eres libre?

Hoy te insto especialmente a prestar atención a la letra de la pieza que quiero compartir con tigo, y si te gusta, compártelo en tu red: http://www.youtube.com/watch?v=BalQSlMnqDE

4 thoughts on “CUANDO ÉRAMOS NIÑOS”

  1. ¡Qué buen reencuadre Polo! A partir de ahora, voy a rescatar a la Lola niña cada vez que me “pesque” autocensurándome antes de HACER… y voy a recordar, como tú dices, que hubo un tiempo en el que no me comparaba con nadie antes de hacer, ni anticipaba que no iba a poder… simplemente trataba de hacer con todas mis fuerzas… y como fuera, para al final LOGRARLO.
    Gracias Compi, es una forma estupenda de empezar la semana…

  2. Polito, a mi tambien me gusta empezar la semana desde Merche la niña.. y creo que hoy al menos voy a tratar de llevar ese espíritu de espontaneidad e inocencia que dá la infancia.. Me gusto así!! y quizá desde ahí pueda acercarme más hacia mi “mejor” yo desde la aceptación.
    Muchas gracias por este regalo, y que tengas un semana muy juguetona!!
    Merche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s